Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) Whirlpool recortará 5.000 empleos tras ganar un 59% menos hasta septiembre

Electrolux adelanta la necesidad de adoptar nuevas medidas de reducción de costes
El fabricante estadounidense de electrodomésticos Whirlpool recortará 5.000 puestos de trabajo, principalmente en Norteamérica y Europa, después de registrar una caída del beneficio neto atribuido del 59% en los nueve primeros meses, hasta 185 millones de dólares (132 millones de euros), ante los "niveles recesivos de la demanda" en los mercados desarrollados y el debilitamiento de los emergentes.
En concreto, Whirlpool anunció que los planes de reducción de costes de la compañía incluyen el recorte de 5.000 puestos de trabajo, principalmente en Norteamérica y Europa, donde reducirá alrededor de un 10% sus plantillas, así como el cierre de una planta de refrigeradores en EEUU y la deslocalización de la producción de la producción de lavavajillas en Neunkirchen (Alemania), que se trasladará a Polonia.
Whirlpool cuenta en España con una estructura comercial formada por unas 60 personas, indicó a Europa Press el portavoz de la compañía en España, Oscar Iniesta, quien explicó que, "esta reducción de plantilla afecta a la estructura fabril por lo que no afectará a España"
La multinacional estadounidense calcula que estas medidas de ajuste le permitirá reducir su capacidad en unos 6 millones de unidades, así como reducir sus costes anuales en unos 400 millones de dólares (286 millones de euros) hasta finales de 2013, mientras que los gastos de reestructuración ascenderán a 500 millones de dólares (357 millones de euros).
De este modo, Whirlpool prevé asumir en 2011 costes de reestructuración por importe de 160 millones de dólares (114 millones de euros) en vez del rango de entre 75 y 100 millones de dólares previstos anterirmente (53 y 71 millones de euros).
A la par que estas medidas de ajuste, Whirlpool informó de que su cifra de negocio alcanzó en los nueve primeros meses del año 13.755 millones de dólares (9.825 millones de euros), un 3,2% más, mientras que el resultado operativo retrocedió un 27,3%, hasta 806 millones de dólares (576 millones de euros).
En el tercer trimestre, Whirlpool logró duplicar sus ganancias, hasta 177 millones de dólares (126 millones de euros) ante la ausencia de elementos extraordinarios, mientras que mejoró un 2,3% sus ventas, hasta 4.625 millones de dólares (3.303 millones de euros).
"A lo largo del trimestre experimentamos una demanda más débil y unos costes de las materias primas más elevados", dijo el presidente y consejero delegado de Whirlpool, Jeff M. Fettig, quien, sin embargo, admitió que los resultados de la compañía "se vieron afectados negativamente por los niveles recesivos de la demanda en los países desarrollados y la ralentización en los mercados emergentes, así como por la elevada inflación de las materias primas".
ELECTROLUX PREPARA AJUSTES.
Por su parte, el fabricante sueco de electrodomésticos Electrolux obtuvo un beneficio neto de 1.843 millones de coronas suecas (204 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 44% respecto al mismo periodo de 2010, informó la empresa, que adelantó su intención de adoptar nuevas medidas para reducir sus costes por la caída de la demanda en los mercados maduros, como Europa Occidental y Norteamérica.
"Como consecuencia de las débiles condiciones en los mercados maduros, seguiremos adaptando nuestra producción en Norteamérica y Europa Occidental para incrementar nuestra capacidad utilizada. Además, adoptaremos medidas para reducir los costes para acomodarlos al actual entorno", indicó el presidente y consejero delegado de la empresa, Keith McLoughlin.
A este respecto, el ejecutivo precisó que los detalles sobre las actividades de la compañía de cara a mejorar su capacidad utilizada y reducir sus costes para mejorar la eficiencia serán presentados el próximo 15 de noviembre.
En este sentido, la cifra de negocio de la segunda mayor compañía del sector, propietaria de marcas como AEG o Zanussi, registró un retroceso del 7% entre enero y septiembre, hasta 73.229 millones de coronas (8.127 millones de euros).
En el tercer trimestre del año, Electrolux obtuvo un beneficio neto de 825 millones de coronas (91 millones de euros), un 40% menos, con una facturación de 25.650 millones de coronas (2.846 millones de euros), un 3% menos.
"La ralentización es evidente en los mercados maduros de Norteamérica y Europa Occidental. Se esperan unas ventas de 35 millones de electrodomésticos en Norteamérica en 2011, un nivel equivalente al de 1998 y un 25% inferior al dato récord de 2005, mientras que en Europa Occidental se prevé la venta de 65 millones, similar al nivel de 1999 y un 15% por debajo del máximo de 2006", explicó el máximo ejecutivo de Electrolux.