Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) La balanza por cuenta corriente registró un déficit de 1.300 millones hasta marzo, un 18,7% menos

En marzo salieron de España 500 millones de euros, pero en el acumulado de los tres primeros meses llegaron un total de 7.900 millones
La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un déficit de 1.300 millones de euros en los tres primeros meses del año, un 18,7% menos que en el mismo periodo de 2015, cuando el déficit fue de 1.600 millones, según datos del Banco de España.
El saldo de la balanza por cuenta corriente registrado hasta marzo se explica por el menor superávit de bienes y servicios y el menor déficit de la balanza de rentas.
En concreto, la balanza de bienes y servicios obtuvo un superávit de 3.400 millones de euros hasta marzo, frente a los 4.100 millones de euros del mismo periodo de 2015, mientras que el turismo y los viajes registraron un superávit de 5.800 millones de euros, la misma cantidad que en el mismo periodo del ejercicio anterior.
Por su parte, la balanza de rentas primaria (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) registró un déficit de 4.700 millones de euros, por debajo del saldo negativo de 5.700 millones de euros de los tres primeros meses de 2015.
El saldo de la cuenta de capital mostró hasta marzo un superávit de 500 millones de euros, inferior a los 800 millones obtenidos en los tres primeros meses del año pasado.
El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía, fue negativo hasta marzo y se situó en 800 millones de euros, la misma cantidad que en los tres primeros meses de un año antes.
En términos acumulados, la economía española registró en los últimos doce meses una capacidad de financiación por importe de 21.100 millones de euros, cifra similar a la acumulada en el conjunto de 2015.
SUPERÁVIT DE 800 MILLONES EN MARZO.
Atendiendo únicamente a los datos de marzo, la balanza por cuenta corriente registró en el tercer mes del año un superávit de 800 millones de euros, el mismo que en marzo de un año antes.
En la balanza de bienes y servicios se contabilizó un superávit de 1.800 millones de euros, por debajo de los 2.200 millones de euros de marzo de 2015, mientras que la balanza de rentas primaria y secundaria presentó un déficit de 1.000 millones de euros, por debajo de los 1.400 millones del mismo mes del ejercicio anterior.
La cuenta de capital, por su parte, registró un superávit de 300 millones de euros, frente a los 700 millones de marzo de 2015, en tanto que el saldo conjunto de las cuentas corriente y de capital, con el que se determina la capacidad o la necesidad de financiación de la economía, se situó en 1.100 millones de euros, frente a los 1.500 millones de euros de marzo de 2015.
SALIDAS Y ENTRADAS DE CAPITALES.
Por otro lado, en marzo salieron de España 500 millones de euros por compra de activos, desendeudamiento y desinversiones, lo que contrasta con los 21.300 millones que salieron en el mismo mes del año anterior. En el acumulado de los tres primeros meses, llegaron al país un total de 7.900 millones de euros, frente a las salidas de 14.200 millones del mismo periodo un año antes.
La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.
Según explica el Banco de España, estos flujos están condicionados por el efecto de las políticas monetarias del Banco Central Europeo (BCE), que provocan un "exceso de liquidez" que se filtra hacia el exterior, aumentando así las inversiones de los españoles y reduciendo a su vez su endeudamiento.