Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El consorcio del AVE a La Meca pide de nuevo a Arabia que cumpla los plazos de pago

El tren realiza las primeras pruebas a 250 kilómetros por hora
El consorcio de empresas públicas y privadas españolas que construye el AVE entre La Meca y Medina ha remitido recientemente una carta al Gobierno de Arabia Saudí para "recordarle" su compromiso de ponerse al día en los plazos de pago que tiene atrasados con las firmas del consorcio.
"Se trata de una nota recordatoria para que se cumplan los pagos a los que el Gobierno se comprometió", explicó Jesús Silva, presidente de Ineco, una de las empresas públicas que forman parte del consorcio contratista.
La misiva se envió "estos últimos días", hace por tanto casi un mes después de que en una reunión celebrada en Arabia el pasado 9 de mayo, el Gobierno árabe manifestara su disposición a solventar los retrasos en los pagos de hasta tres meses denunciados por las empresas españolas y además les diera un plazo adicional de catorce meses para acabar la obra.
En paralelo, el consorcio mantiene continuas negociaciones con Arabia para que se "vayan reconociendo los cambios y modificaciones que se van implementando en el proyecto", y que suponen un coste adicional sobre el importe de 6.700 millones de euros al que se adjudicó el que constituye uno de los contratos logrado por empresas españolas en el exterior, junto al Canal de Panamá o el metro de Riad.
En este sentido, Arabia acaba de encargar al consorcio una nueva obra más no incluida en el contrato, levantar una estación en el aeropuerto de Jeddah.
Las empresas españolas negocian los términos de este nueva modificación del contrato original, junto los ya solicitados y con las condiciones de la futura explotación de la línea, sin que por el momento se haya alcanzado acuerdo, según detalló el presidente de Ineco, que considera estas cuestiones como "normales y rutinarias".
"Lo que es extraordinario es el proyecto", indicó."Actualmente no existe problema o disputa estructural alguna que ponga en peligro el proyecto", aseveró.
Estas negociaciones se desarrollan mientras el consorcio avanza en concluir la construcción del denominado 'AVE del Desierto', para lo que "será suficiente" el plazo adicional de catorce meses que el pasado mes de mayo concedió Arabia, tras reconocer el retraso con el que el grupo español recibió los tramos de la línea para ejecutar los trabajos.
Así, el AVE La Meca-Medina estará listo y comenzará a circular en la primera mitad de 2018, un año y medio después de la fecha inicialmente prevista para principios de 2017.
PRIMEROS TRENES A 250 KILÓMETROS POR HORA.
Por el momento, uno de los trenes AVE que Talgo ya ha mandado a Arabia alcanzó por vez primera una velocidad de 250 kilómetros por hora en una circulación en pruebas que realizó por el tramo más avanzado del corredor.
La prueba se realizó con ocasión de la visita a la obras el nuevo ministro de Transportes árabe, Sulaiman bin Abdullah Al-Hamdanm.
En cuanto a la relación de los miembros del consorcio, el presidente de Ineco reconoció que si bien "no es fácil", dado que está formado por catorce empresas, "tiene sus formas de pelearse civilizadamente". El consejero delegado, Santiago Ruíz, permanece en el puesto y trabajando, pese a haber manifestado su deseo de dejarlo.
Además de Ineco, el consorcio que a finales de 2011 se adjudicó el AVE La Meca-Medina está compuesto por las también empresas públicas Adif y Renfe, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.
El proyecto consiste en construir la denominada 'superestructura' (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de los 450 kilómetros que separan las dos ciudades santas, además de su posterior explotación.