Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca española sale de pérdidas en 2013, tras ganar 7.274 millones

Miguel Martín, presidente de AEBEFE

Los grupos bancarios españoles han obtenido un beneficio atribuido de 7.274 millones de euros durante 2013, lo que significa que han dejado atrás la situación de pérdidas registrada en 2012 y han pasado así a un resultado positivo un año después.

Estos beneficios se explican por los significativos saneamientos extraordinarios realizados por las entidades financieras en 2012 ante los decretos aprobados por el Gobierno para sanear los balances de activos inmobiliarios, según datos presentados por la Asociación Española de la Banca (AEB).
En concreto, las dotaciones y provisiones ascendieron a 23.323 millones de euros durante 2013, un 40,6% menos que en el ejercicio anterior. Este menor saneamiento permitió compensar la disminución del margen de intereses. La tasa de mora se situó en el 8,6%, dos puntos porcentuales más que hace un año.
En una presentación titulada 'Fin de etapa: un nuevo capítulo', el presidente saliente de la patronal bancaria, Miguel Martín, ha indicado que el año 2013 ha sido un año "malo" porque la economía se contrajo un 1,2% y el paro se elevó al 26% de la población activa.
"Pero en año malo, se cumplió con el programa de reforma de sector financiero y en segundo lugar Europa avanzó decididamente hacia la unión bancaria. El año ha ido de menos a más", ha explicado.
El balance consolidado agregado de los grupos bancarios españoles se contrajo durante el pasado ejercicio un 10,2% hasta los 2,2 billones de euros, lo que pone de manifiesto el desapalancamiento llevado a cabo a lo largo del año. Este hecho permitió una reducción en 62.448 millones de los saldos netos de bancos centrales y de otras entidades de crédito y la disminución en 77.285 millones del volumen de valores emitidos.
El crédito baja un 7%
En este periodo de tiempo, los depósitos bancarios aumentaron en 14.719 millones (+1,3%), mientras que el crédito descendió un 7,1%, hasta los 101.106 millones de euros. La inversión en títulos de renta fija, por su parte, también cayó un 8,5%, hasta los 28.358 millones.
Los fondos propios agregados de los grupos bancarios españoles aumentaron en 6.384 millones de euros, hasta alcanzar los 166.123 millones (+4%), de modo que se ha mantenido la senda de crecimiento de los ratios de solvencia en los últimos años. Así, el 'core capital' se sitúa en el 11,7%, unos 120 puntos básicos superior al registrado hace un año.
Descenso del márgen básico
Según los datos aportados por la AEB, la buena evolución de los resultados por operaciones financieras, que aumentaron en un 20%, permitieron compensar parcialmente el descenso del margen básico y las pérdidas registradas en otros resultados de explotación procedentes de las actividades inmobiliarias desarrolladas por filiales de los grupos, de tal forma que el margen bruto se redujo en 4.999 millones (-6,4%).
Aunque los gastos de explotación se mantuvieron prácticamente en los mismos niveles que los del ejercicio anterior, la disminución del margen bruto hizo que la ratio de eficiencia pasase del 48% de 2012 al 51% al cierre de 2013. Todo ello situó el margen neto de explotación antes de dotaciones en 35.713 millones (-12,2%).
Estados financieros individuales
Por otra parte, el balance individual de los bancos españoles se redujo en un 13,3% hasta situase en 1,4 billones de euros al cierre de 2013, una "fuerte" contracción que se instrumentó mediante la devolución de casi la mitad de los fondos tomados por los bancos españoles de bancos centrales y de otras entidades de crédito y la disminución del saldo de valores emitidos en 50.130 millones (-24,2%).
De esta forma, los depósitos captados de la clientela aumentaron en 6.506 millones, así como el patrimonio neto en 4.707 millones, lo que supone un 3,9% más que un año antes. Además, el crédito a la clientela se redujo en 77.516 millones de euros (-9,5%) mientras que la inversión en títulos de renta fija disminuyó en 28.331 millones, un 12,7% menos.