Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) Alstom plantea despedir a 190 empleados de Santa Perpètua, el 27% de la plantilla

Alstom ha presentado este jueves un plan de ajuste para la planta de fabricación de trenes de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) que estima un exceso de capacidad productiva en unos 190 puestos de trabajo, lo que supone un 27% del total de 700 empleados.
En un comunicado, la compañía ha argumentado que durante los últimos años la factoría catalana ha visto reducida "significativamente" la demanda interna, ya que en España no se han realizado nuevos pedidos de material rodante desde 2009, y la fábrica se dedica casi exclusivamente a la exportación a otros mercados internacionales, donde existe una fuerte competencia en precios.
El anuncio lo ha hecho en París en una reunión de los representantes sindicales miembros del Foro Europeo de Trabajadores de la multinacional, y ha señalado que inicia ahora un proceso de diálogo con los empleados "con el objeto de minimizar en la medida de lo posible el impacto" sobre los empleados afectados.
La compañía de origen francés ha subrayado que en los últimos meses se ha intentado paliar la situación a través de acuerdos de flexibilidad y de expedientes de regulación temporal de empleo.
Ha señalado que la intención de este recorte es adaptar la estructura de la planta barcelonesa a la demanda real "para asegurar su viabilidad en el contexto actual", y ha concretado que no incluirá el departamento de ingeniería e innovación, encargado del desarrollo de nuevos proyectos.
MOVILIZACIONES DE LA PLANTILLA
La plantilla de Alstom en Santa Perpètua lleva varias semanas movilizándose y convocando paros para pedir apoyo político para que la multinacional no aplique recortes de condiciones laborales y de plantilla en la factoría de Santa Perpètua; la última ha sido este jueves, cuando un centenar de trabajadores se ha manifestado ante el Parlament.
La conflictividad empezó a finales del año pasado, cuando la dirección de la compañía puso sobre la mesa un plan para ganar productividad con un aumento de las horas de trabajo, pero la plantilla rechazó la propuesta.
El 17 de enero expiró la ultraactividad --la prórroga automática tras la caducidad-- del convenio colectivo firmado en 2007, y la falta de acuerdo ha supuesto la aplicación del convenio del metal de la provincia de Barcelona, lo que supone, según la compañía, una rebaja salarial de entre el 8 y el 24%, aunque el promedio se sitúa entre el 12 y el 14%.
Asimismo, la dirección de la multinacional presentó el 29 de octubre un ERTE para toda la plantilla de Santa Perpètua aduciendo una caída de la carga de trabajo, pero los sindicatos rechazaron la propuesta de acuerdo de la dirección por considerarla "chantaje".