Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) Funcas propone modificar el IRPF para recaudar 30.000 millones adicionales, un 43% más

No es partidaria de subir el IVA y apuesta por reducir al 25% el tipo del Impuesto de Sociedades
La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha propuesto una reforma del IRPF con la finalidad de recaudar 30.116 millones de euros más, es decir, el 3% del PIB, mediante un incremento del tipo medio que pagan actualmente los contribuyentes de este impuesto, que pasaría del 14% al 18,7%.
De esta forma, se pasaría de recaudar unos 70.000 millones de euros con datos de 2013 a más unos 100.000 millones, un 42,8% más, según el último 'Papeles de Economía Española' de Funcas, dedicado exclusivamente a los problemas, retos y propuestas de la fiscalidad española.
El director de Estudios Tributarios de Funcas, José Félix Sanz, ha defendido esta reforma del impuesto al considerar que los cambios introducirían más progresividad al mismo y mayor eficiencia. En concreto, propone una tarifa de solo dos tramos con un primer tipo del 25% para bases liquidables de hasta 60.000 euros anuales y otro tipo del 35% para el resto. Al mismo tiempo, el tipo marginal máximo no superaría el 40%, frente al 52% actual, lo que provocaría que el tipo marginal actual ponderado, situado en el 32,54%, pasaría al 26,66%.
Junto con esta nueva tarifa de un IRPF de sólo dos tramos, Funcas establece también que se mantenga el carácter dual del impuesto, de tal manera que se grave por un lado el ahorro y, por otro, las rentas del trabajo, pero introduciendo importantes cambios en su actual estructura. Así, defiende que la base del ahorro esté integrada por la totalidad del ahorro financiero, del capital inmobiliario y por el 50% de los rendimientos de actividades económicas, básicamente las generadas por los autónomos, dado que el sistema de módulos desaparecería. Todo ello estaría gravado a un tipo único del 25%.
Por su parte, la base liquidable general estaría formada por el resto de las rentas y por el otro 50% de los rendimientos por actividades económicas. A su vez, esta base imponible general se vería reducida por lo que el profesor Sanz llamó 'mínimo vital', que estaría formado por un mínimo por cuidado de hijos o adultos dependientes y por los productos de ahorro previsión, donde tendrían cabida los planes de pensiones, por lo que desparecerían la reducción por rendimientos del trabajo y el mínimo personal.
UN MÍNIMO VITAL DE 7.500 EUROS POR HIJO Y DEPENDIENTES.
Según los cálculos de Funcas, este mínimo vital supondría que por cada adulto dependiente se restase de la base liquidable unos 7.500 euros, cifra que se podría modular, según José Féliz Sanz, en función del nivel de renta del contribuyente, hasta incluso su desaparición para los niveles de renta más altos.
Además, la propuesta de la fundación establece que absolutamente ninguna renta del trabajo estaría exenta de tributar por el IRPF, por lo que los 'mileuristas', que el Gobierno quiere dejar fuera del impuesto, pasarían a contribuir, aunque fuera mínimamente. Se trata, según Sanz, de ensanchar la base imponible del tributo.
La propuesta de Funcas incluye también la desaparición de prácticamente todas las actuales deducciones, incluida la deducción por vivienda con carácter retroactivo (de manera escalonada en cuatro años) y la deducción de 100 euros para madres trabajadoras con hijos menores de tres años.
Para Sanz, con todos estos cambios se lograría aumentar la recaudación del IRPF en más de 30.000 millones de euros (21.979 millones de forma directa y 8.137 millones más debido a las ganancias de eficiencia generadas) y, aunque admitió, que se trata de una cifra muy considerable, justificó el incremento asegurando que el nivel de déficit actual es "insostenible" y que el nivel de deuda, próximo al 100% del PIB, es "inabordable". Además, considera que debería aprobarse ya y no esperar a 2015 como hará el Gobierno.
NO MÁS SUBIDAS DE LA FISCALIDAD INDIRECTA.
A pesar de este fuerte incremento de las rentas del trabajo, Funcas es partidaria de hacer bascular más la recaudación sobre la imposición indirecta, pero considera que ahora no es el momento de incrementarla porque, por un lado, perjudicaría al consumo y, por otro, en palabras de Sanz, España ha subido la fiscalidad indirecta de manera "brutal" durante los últimos cuatro años.
Por ello, respecto al IVA, las cajas no son partidarias de incrementar más este impuesto ni ningún otro que grave el consumo, pero sí dejan la puerta abierta a elevar algunos de los productos que actualmente tienen un tipo reducido del 10%. En este sentido, Funcas explica que pasar la tributación de la restauración del 10% al 21% elevaría los ingresos por IVA en 3.200 millones, y lo haría en 1.100 millones en el caso de que fuera la hostelería la que sufriera un incremento de esta envergadura.
Además, el investigador de Funcas y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos Desiderio Romero, autor del estudio de la publicación de la fundación dedicado a la fiscalidad indirecta, sostiene que elevar un punto el tipo superreducido del 4% aumentaría la recaudación en 300 millones de euros, si este incremento se aplicara al tipo reducido del 10%, el incremento sería de 1.100 millones, y hacer lo mismo con el tipo general del 21% implicaría un aumento de los ingresos de 1.800 millones.
La fundación también es partidaria de lo que se conoce como 'devaluación fiscal', que pasaría por una rebaja de las cotizaciones sociales a cambio de subir el IVA, si bien considera que ahora no es el momento de llevar a cabo estas medidas. Así, calcula que bajar un punto las cotizaciones podría generar 106.000 empleos, lo que supondría una reducción de 0,45 puntos en la tasa de paro. Si la rebaja fuera de cinco puntos, se generarían 550.000 empleos y la tasa de desempleo disminuiría en 2,32 puntos.
BAJAR SOCIEDADES Y SUBIR EL IBI.
En cuanto al Impuesto de Sociedades, la propuesta de Funcas pasa por reducir el tipo actual del 30% al 25% para hacer más atractiva la inversión, eliminar el tipo rebajado para las pymes y retirar todas las deducciones cuya eficacia no haya sido probada, como es el caso de la dedicada a la I+D+i, así como limitar la deducibilidad de los costes financieros explícitos y aumentando la de los costes implícitos en la financiación propia.
Por último, respecto a la imposición sobre la riqueza, la fundación propone eliminar el Impuesto de Patrimonio y potenciar el IBI, lo que llevaría aparejada a su vez la desaparición del Impuesto sobre el Incremento en el Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, la conocida como 'plusvalía municipal'.