Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) El Ibex 35 cierra casi plano (+0,07%) pese a los nuevos estímulos de Draghi

El Ibex 35 ha cerrado finalmente casi plano (+0,07%) la sesión, a pesar de los nuevos estímulos impulsados por el BCE. La volatilidad se ha instalado en el selectivo, que había llego a subir más de un 3% y reconquistar la cota de los 9.000 puntos al poco de conocerse las medidas adoptadas por la institución.
Aún así, el Ibex se ha desmarcado de las caídas generalizadas en Europa por encima del 1% y ha logrado anotarse su segunda subida consecutiva. Francfort ha liderado la tendencia bajista, al caer más de un 2%. Londres y París han perdido alrededor de un 1,5%.
Los analistas han tildado de "sorprendente" la reacción del mercado a la "generosidad" de Mario Draghi. Los bancos han copado las principales subidas en el Ibex. Banco Sabadell se ha disparado un 4,4% y ha liderado los avances, seguido de Caixabank y Bankia, que han protagonizado subidas del 2,9% y del 2,7%, respectivamente. Bankinter y BBVA han sumado alrededor de un 1,3%, mientras que Banco Santander ha ganando un 1%.
En el lado de las pérdidas, Repsol (-3,5%) y Acerinox (-2,9%) han protagonizado las dos mayores caídas. ACS e IAG han perdido más de un 2%, mientras que otros 'blue chips' como Inditex y Telefónica se han dejado un 0,8% y un 0,3%, respectivamente. El Ibex partirá la última sesión de la semana desde los 8.767 puntos.
El estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón considera que los inversores han sobreponderado la conclusión de que será "difícil" ver más acciones en el futuro frente a los estímulos anunciados este jueves. Ahora bien, anticipa que las Bolsas reconsiderarán su movimiento en una "segunda visión en las próximas horas".
Los analistas apuntan así que los mercados se han quedado con el mensaje de que las medidas anunciadas este jueves son la última acción monetaria y que este es el "cénit" de la generosidad del BCE.
En el mercado de divisas, el euro reforzaba posiciones respecto al dólar coincidiendo también con una caída del petróleo. La moneda única europea se intercambiaba por 1,1161 dólares al cierre de sesión.