Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anatomía de una crisis

El Plan E se ha convertido en el arma del Ejecutivo para combatir la crisis y frenar el paro. Inversión local en infraestructuras, ayudas a las Pymes, ayudas directas al automóvil o menor presión fiscal concentran los esfuerzos para frenar las cifras negativas. Sin embargo, "no es suficiente" según el presidente de Afi que pone como prioridades absolutas "estimular la demanda y normalizar el crédito". Además, considera necesaria la "inversión en infraestructuras tecnológicas y en capital humano, modernización de la administración pública. Capacidad para crear una empresa por Internet en una noche...". 
"Inquietante". El paro ya ha alcanzado los cuatro millones en España y su tasa supera el 17 % y la Comisión Europea prevé que en 2010 esta tasa llegará al 20 % y superaremos la barrera de los cinco millones de desempleados. Ontiveros anuncia que el dato es cuanto menos "inquietante" y que significa "el peor registro de desempleo". Además, de "la principal consecuencia de la crisis". Las peores previsiones de la Comisión Europea no son descabelladas para este experto. "Una tercera parte de los trabajadores en 2008 era temporal. Despedir es muy fácil y muy barato y sin duda la elevada tasa de temporalidad es la causante de que España registre el doble de paro que la zona euro", expone Ontiveros.
El desempleo es la consecuencia más grave de la contracción económica como expone este experto. Y un daño colateral del colapso financiero que se gestó en Estados Unidos. "El epicentro del mayor seísmo financiero desde la Gran Depresión no se localizó esta vez en la periferia, sino en el corazón del sistema financiero global". El punto neurálgico donde comenzó la crisis fue el sistema financiero estadounidense.
En el verano de 2007, estalló en EEUU la bomba de las hipotecas 'subprime'. El 18 de julio de 2007 quebraron dos fondos de inversión de Bear Stearns y en agosto el décimo banco hipotecario de EEUU se declaró en suspensión de pagos. Aquello solo fue el primer síntoma y un aviso del seísmo económico que se avecinaba.
La caída económica ha sido menor de lo esperada en Estados Unidos el primer trimestre de 2009 al contraerse un 5,7 %. Mientras, la zona Euro lucha contra sus peores fantasmas y España vive acosada por un aumento de la morosidad y de la falta de liquidez que podría minar un sistema financiero que ha resistido los envites de la crisis. Sólo Caja Castilla-La Mancha ha sido intervenida por el Ejecutivo español.
"Trombosis financiera"
"España necesita un plan urgente para activar la actividad crediticia y una inyección de capital para que no se produzca una trombosis del sistema financiero español", afirma Ontiveros antes de asegurar que "no hay sistema que resista una tasa de paro del 19 % y una tasa de morosidad del 8%".
Estados Unidos fue el primero en ver caer sus entidades financieras seguido de Reino Unido, Holanda, Alemania o Islandia. "La magnitud de la riqueza financiera destruida y los efectos contractivos sobre el crecimiento económico mundial" acreditan que es la mayor crisis desde la segunda Guerra Mundial según publica Emilio Ontiveros. Una mala regulación llevó a que grandes bancos estadounidenses tuvieran comprometidos sus activos en hipotecas de alto riesgo y provocasen un alto grado de morosidad y la falta de liquidez. Antes esa situación, las dos mayores hipotecarias de EEUU (Freddie Mac y Fannie Mae) y, posteriormente, el gran banco Lehman Brothers, cayó presa de los 'activos tóxicos' y de la mala regulación.
Ontiveros no se atreve a decir que "lo peor ya ha pasado " pero es optimista al pensar que "estamos sufriendo demasiado" lo que significa que el final puede estar más cerca. A pesar de esto, considera que hay que ser escépticos ante la "botánica de la recuperación" de líderes que aseguran ver "brotes verdes" en la economía. Los caminos para salir de la crisis según el presidente de Afi pasan por la inevitable "modernización" y le inquieta especialmente "no tanto la severidad de la recesión en España como su duración aquí".