Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arcelor dice que si no hay acuerdo con el Gobierno vasco, no se reabrirá la planta de ACB en Sestao

ArcelorMittal ha afirmado que, si no hay acuerdo con el Gobierno vasco, no se reabrirá la planta de la ACB en Sestao, y ha puntualizado que el apoyo del Ejecutivo es "imprescindible" para volver a arrancar la acería vizcaína, según han informado a Europa Press fuentes de la empresa.
Estas manifestaciones se producen después de que la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, haya insistido en que Arcelor no debe "supeditar los tiempos" para la apertura de ACB "a lo que diga el Gobierno vasco" en relación a su posible apoyo o ayudas al proyecto.
La compañía ha manifestado, por su parte, que no se reabrirá la planta si no se llega a un acuerdo con el Gobierno vasco. Arcelor ha indicado que es "imprescindible" el apoyo del Ejecutivo "en todas las cuestiones que se le han planteado". "Si no se consigue el acuerdo con el Gobierno vasco, no será posible reabrir la planta", ha afirmado.
Asimismo, ha precisado que esta precisión se recoge en el acuerdo firmado este jueves con el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Díaz, en nombre de la plantilla, y también en el que se sometió a la asamblea de trabajadores. En concreto, en el acuerdo se indica que "el presente plan social está condicionado al cumplimiento global del resto de variables previstas en el plan industrial, en cuanto a la implicación del resto de agentes sociales e institucionales".
Arcelor ha recordado que ya había trasladado que la reapertura de la planta tenía "dos condicionantes", el acuerdo con los trabajadores y, en segundo lugar, con el Gobierno vasco. "Si no se consigue lo segundo, no se reabriría la planta", ha apuntado.
DE MANERA PERMANENTE
Por otra parte, en relación a las garantías de continuidad de la planta que exige el Gobierno vasco, la empresa ha reiterado que su vocación es reabrir la planta para que esté en funcionamiento "de manera permanente".
En este sentido, ha indicado que la planta se ha parado "no por la voluntad de la compañía", sino por la situación "adversa" del mercado, que estaba llevando a la planta a "pérdidas continuadas".
Arcelor ha asegurado que el plan que han presentado se pone en marcha para intentar reabrir la planta "en una situación del mercado todavía muy complicada".
En este sentido, ha insistido en que, si la situación del mercado lo permite, la voluntad es incrementar los volúmenes de producción y la cartera de productos de alto valor añadido, además de seguir "incorporando más gente de la que va a pasar al Expediente de Regulación Temporal de empleo".
La compañía cree que el plan que ha presentado, en una situación "complicada" de mercado, "da continuidad a la planta", y, "si la previsión es, como parece, que algo se pueda ir recuperando lentamente, esa será la mejor garantía de continuidad".
JORNADA DE 12 HORAS
Por otra parte, ante la petición del comité de empresa de introducir más equipos de trabajo para que no haya que realizar jornadas laborales de 12 horas cuando se reabra la planta, ha afirmado que es una cuestión que se abordó en la reunión del jueves con el comité pero la empresa mantiene su planteamiento para "asegurar las menores paradas posibles de las instalaciones" y aprovechar "al máximo la disponsibilidad de las máquinas".
Por lo tanto, Arcelor ha indicado que, en principio, la propuesta del comité "no es viable dentro del plan que se ha presentado" para la reapertura de la planta.
La compañía está, en estos momentos, planificando la formación previa que se deberá dar a los trabajadores y, después, tras una evaluación de competencias, se realizará el proceso de selección. Arcelor ha indicado que se está preparando todo a la espera de poder alcanzar el acuerdo con el Gobierno vasco pero "no se hará nada hasta que se tenga claro" que se va lograr cerrarlo.