Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ArcelorMittal admite que las bajas podrían ser más de 9.000 pero ninguna forzada

Sede administrativa de ArcelorMittal en Bremen, Alemania. EFE/Archivotelecinco.es
El grupo siderúrgico ArcelorMittal advirtió hoy de que su programa de bajas voluntarias podría afectar a más de 9.000 empleados, como se anunció inicialmente, pero dejó claro que en ningún caso serán despidos forzosos.
En la presentación de los resultados correspondientes a 2008, el presidente de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal, explicó que, antes de plantear nuevas bajas, el grupo se va a concentrar primero en la disminución de las subcontratas y también evaluará el margen disponible de reducción de jornada.
El grupo ganó el año pasado 6.390 millones de euros, el 9 por ciento menos que en 2007, por la caída de la demanda y los precios.
En el último trimestre, la compañía perdió 1.995 millones de euros, debido en gran parte a los 2.993,2 millones de euros de gastos extraordinarios por la depreciación del inventario y de los contratos de suministro, así como por las provisiones constituidas para las reducciones de plantilla y litigios.
ArcelorMittal emplea a más de 320.000 personas en todo el mundo, de los que alrededor de 13.000 trabajan en las plantas españolas.
Mittal recalcó que la reducción de la plantilla es resultado directo de la desaceleración -"si no fuera por la crisis, jamás habríamos optado" por esa vía, subrayó- y garantizó que cualquier plan de despidos será objeto de diálogo con los sindicatos.
Sobre la previsión de parar uno de los altos hornos de Gijón y aplicar expedientes de regulación temporales en las plantas españolas de productos planos (Asturias, Sestao y Sagunto), el grupo confirmó que seguirá adelante si la debilidad del mercado se mantiene como ahora.
En una rueda de prensa en Luxemburgo, el presidente de ArcelorMittal trató de defenderse de las críticas de los sindicatos, que ayer reclamaron al grupo que no responda a la crisis con ajustes de empleo y lamentaron que la retribución a los accionistas no refleje la caída de los ingresos.
Mittal precisó que el dividendo anual de 2008 se reducirá a la mitad (de 1,5 a 0,75 dólares por acción) e incidió en que, en una coyuntura tan difícil como la actual, "todos debemos arrimar el hombro".
El presidente del mayor productor de acero del mundo resaltó la gravedad de la crisis económica y explicó que está provocando una fortísima reducción de la producción mundial de acero y también de los "stock".
Aunque calificó los resultados de 2008 de "excelentes", Mittal reconoció que el grupo se ha visto afectado por la caída mundial de la actividad, que ha obligado, recordó, a un recorte histórico de la producción.
La compañía prevé que el mercado mundial del acero tocará fondo en el primer trimestre de 2009 y, en línea con esa previsión, el director financiero, Aditya Mittal, anticipó que, para el grupo, será el periodo "más flojo en beneficios".
No obstante, se esforzaron por lanzar un mensaje de optimismo y vaticinaron que el mercado mundial empezará a mostrar señales de recuperación sobre todo a partir de la segunda mitad del año, una vez que se vayan completado las reducciones de "stock".
Mittal se refirió en concreto al mercado chino, donde ya hay signos de mejora, y a Europa, donde auguró un aumento de los precios del acero en los próximos meses.
El director financiero también habló de la evolución del precio del mineral de hierro y confió en su reducción progresiva, como consecuencia de la crisis mundial y la caída de la demanda.
"Claramente los precios van a disminuir, no se puede mantener la tendencia de los últimos años", subrayó Aditya Mittal.