Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arias Cañete se compromete a propiciar un espacio de diálogo para buscar una salida "justa" al ERE

El ministro de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación, Miguel Arias Cañete, ha aceptado implicarse en propiciar un espacio de diálogo y negociación entre las embotelladoras de Coca-Cola, su matriz The Coca Cola Company Atlanta y los sindicatos que establezca el escenario "adecuado" para una salida "justa" en el proceso de regulación de empleo.
Así lo ha afirmado Fegra-CC.OO. tras la reunión mantenida con el titular de Agricultura para abordar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.250 trabajadores, el 30% de la plantilla, y contempla el cierre de las plantas Fuenlabrada (Madrid), Alicante, Palma de Mallorca y Colloto (Asturias). Del total de afectados, la mayor parte, unos 750 serán despedidos, mientras que otros 500 serán recolocados en otras plantas de la firma.
"El objetivo es que se busquen soluciones armónicas con diálogo y consenso, buscando la viabilidad de las empresas y la estabilidad de los trabajadores", afirmaba Arias Cañete días antes de reunirse con los sindicatos el pasado lunes.
En el marco de la reunión, la delegación de Feagra-CC.OO. planteó al ministro su intervención ante "lo poco razonado e injusto" del ERE presentado por Coca Cola Iberian Partners.
En este sentido, el sindicato ha trasladado al máximo responsable del Ministerio de Agricultura su alarma ante el continuo proceso de "intensas" reestructuraciones de empresas del sector agroalimentario, que "es un sector competitivo, con balanza comercial positiva y como elemento importante de la economía de muchas zonas del país y especialmente del empleo".
Feagra-CC.OO. ha demandado la retirada del ERE porque no tiene sentido ni justificación alguna cerrar centros de producción y despedir a miles de trabajadores en Coca Cola "cuando tiene unos beneficios sustanciosos".
"Coca Cola, cada día que pasa defendiendo estas posiciones además de las fuertes y variadas consecuencias que le supone, ve desmitificada su careta publicitaria de sostenibilidad al destrozarla con la propuesta que plantea tanto en lo social, económico, ecológico y medioambiental con un planteamiento erróneo de una supuesta reestructuración/optimización organizativa", ha señalado.