Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los buques para la Armada australiana se construirán desde julio de 2017 y contrato abre opción un tercero

(Atención abonados: esta información sustituye a la anterior al aclarar que la construcción de los buques empezará el 1 de julio de 2017) Revuelta se muestra "optimista" con nuevos proyectos y Feijóo recuerda que fue crítico con la compañía, a la que ahora felicita por los logros
(Atención abonados: esta información sustituye a la anterior al aclarar que la construcción de los buques empezará el 1 de julio de 2017)
Revuelta se muestra "optimista" con nuevos proyectos y Feijóo recuerda que fue crítico con la compañía, a la que ahora felicita por los logros
La construcción de los dos buques AOR que la Armada de Australia ha contratado con Navantia y que se realizarán en los astilleros de la ría de Ferrol empezará el 1 de julio de 2017 y se prolongará durante cuatro años, hasta mayo de 2020. Con la inversión de unos 500 millones de euros (700 millones de dólares australianos), supone una carga de trabajo de más de tres millones de horas.
Tras reunirse con el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el presidente de la empresa de participación pública, José Manuel Revuelta, ha recordado que el pasado jueves se firmaron en Canberra dos contratos: uno para la construcción de los dos buques AOR, basados en el BAC Cantabria construido por Navantia para la Armada española, y el de "mantenimiento", al que ha concedido "mucha importancia".
Sobre el primero de ellos, ha concretado que incorpora la opción de construir un tercer barco, que se haría "en las mismas condiciones" que los otros dos. La actividad ligada a la construcción de estos buques se situará "en algunos momentos", ha anticipado, "por encima de los 3.000 empleos directos e inducidos".
El segundo contrato es el relativo al mantenimiento de los buques. "Se firma un periodo inicial de cinco años, con la intención de que si lo hacemos bien, que lo haremos, sigamos el resto de años de los buques", ha explicado Revuelta, a quien Feijóo ha "felicitado" por el trabajo hecho, tras reconocer que la Xunta fue "razonablemente crítica" al exigir contratos como era su "obligación". "Hoy toca felicitarle, disculpas que ya le pedí hace tiempo", ha bromeado.
"El 6 de mayo fue un gran día para Navantia, para la ría de Ferrol, para Galicia, para España y, sobre todo, para la industria naval española", ha aseverado, por su parte, el presidente de Navantia, quien ha destacado la "dura competencia" que ha superado la empresa pública para obtener estos contratos en un mercado global.
"Una vez más me sentí muy orgulloso de todos los trabajadores de Navantia por el trabajo hecho; no es una casualidad, es el esfuerzo de muchos años", ha reivindicado, para añadir, antes de agradecer al Gobierno australiano la "confianza" depositada, que la empresa española "demuestra que tomando las medidas adecuadas se puede ser competitivos e incluso ganar a determinados aliados".
Al margen de los contratos ya concretados, ha asegurado que se trabaja en otros proyectos, en relación a los que se ha mostrado "bastante optimista", ya que "aumentarían mucho más la carga de trabajo" en los astilleros ferrolanos.
CON LA VISTA PUESTA EN LAS FRAGATAS
Dicho esto, ha esgrimido que Navantia "demostró" que merecía dicha confianza con varios proyectos acometidos previamente. También ha señalado que, con respecto a los tres destructores que se están construyendo en Adelaida, "se hicieron bloques" en la ría de Ferrol y, al mismo tiempo, desde diciembre del pasado año pasado, Navantia "ha asumido la responsabilidad de la construcción de los mismos".
A renglón seguido, ha concretado que "la intención es que haya una continuidad desde la construcción de estos tres destructores al futuro programa de fragatas australianas". Para lograrlo, Revuelta ha destacado la importancia de la creación de Navantia australia con oficinas abiertas en puntos "neurálgicos" para la toma de decisiones.
En Adelaida --ha explicado--, más de medio centenar de trabajadores, casi todos procedentes de los astilleros de la ría de Ferrol --ligados a las fragatas españolas F-100 y a los LHD--, han conformado un equipo que ha asumido "la responsabilidad" en los destructores. Las autoridades australianas han trasladado su "satisfacción" a la empresa, por el trabajo hecho y las modificaciones de los "calendarios".
Según Revuelta, este posicionamiento de Navantia es "fundamental" para el programa de nueve fragatas australianas en previsión, para el que --ha revelado-- la compañía está ya "en la lista corta" con otros dos astilleros europeos. "E igual que luchamos por los AOR, vamos a luchar por este programa", ha garantizado.
En todo caso, ha explicado que hay "una pequeña variación" entre ambos contratos, ya que las fragatas se realizarán en Adelaida, aunque "hay un porcentaje muy importante de dicho programa que sí vendría a Galicia". Dicho eso, ha subrayado que él "siempre" defiende que es "mejor un porcentaje pequeño" de un proyecto "que el cien por cien de nada".
AGRADECIMIENTO A LA ARMADA
Revuelta ha destacado el papel de la Armada española al favorecer la labor comercial. "Hubo 59 operaciones de la Armada española, las 59 con éxito; en algunos casos, con temporales y determinados niveles de movimiento del barco, se complementaron con éxito por primera vez", ha destacado.
Ha añadido que "otro elemento fundamental" fue que el buque Cantabria "estuvo 10 meses, desde 2013" y que, "en los próximos meses de 2017", se desplazará la fragata F-105. "Me adelanto para agradecer sus desplazamientos que contribuyen al éxito comercial de la industria española", ha zanjado.
"SEGURIDAD" PARA LAS FAMILIAS
Tras la presentación en detalle de las características de los buques por parte de los encargados de los programas y la intervención de Revuelta, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha agradecido la labor realizada, consciente de la "dificultad del trabajo" y de que, en ocasiones, los proyectos "zozobran" sin llegar a buen término.
Así las cosas, ha destacado que, con estos contratos, Navantia garantiza carga de trabajo al presidente que dirija Galicia en la próxima legislatura y, "lo más importante", devuelve la "seguridad" a las familias que dependen del naval en la ría de ferrol. "Espero que nadie dude de que existen", ha ironizado, en alusión a sus rivales políticos, que cuestionaron en su día los floteles de Pemex.
A continuación, ha realizado un análisis del sector y ha esgrimido que, en este momento, la cartera de pedidos de Navantia en Ferrol está en casi 600 millones que, "unidos a estos 500 millones, supone que por fin se consiguieron contratos en vigor por más de 1.000 millones de euros".
"Es decir, 1.000 millones de euros que vamos a entregar de forma inmediata este mismo año y que incluyen el flotel de Pemex, el buque de acción marítima (BAM), los proyectos de eólica offshore Wikinger y Hywind, y parte de los cuatro petroleros de Ondimar", ha reflexionado.
FLOTELES DE PEMEX
En el sector privado, una vez superada "la injusticia" del tax lease, el titular de la Xunta ha destacado que la carga de trabajo del sector naval subió en Galicia un 50 por ciento. "Y, en este momento, tenemos contratos por más de 2.200 millones de euros, sin contar con los 500 millones que acabamos de conocer esta mañana", ha remarcado.
Al tiempo, ha subrayado que los dos floteles de Pemex --tanto el de Barreras como el de Navantia-- y se botarán en el próximo trimestre, y ha puntualizado que los 2.200 millones de euros a los que ha aludido no incluyen el BAM de Navantia, los recientes encargos de Cardana y los dos BAC. "Así que estamos hablando de 19 buques en la cartera de pedidos", ha apostillado.
Dicho esto, ha garantizado que la Xunta continuará trabajando por el naval. "Aprovechando que venía el comandante en jefe de la Armada de Perú (a la botadura del fin de semana en Vigo), le hemos hablado de Navantia y le tenéis bastante convencido; me da la sensación de que Perú puede ser un lugar al que Navantia pueda regresar en los próximos meses", ha zanjado.