Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asamblea de Extremadura reafirma su apoyo a sector tabaquero español tras el cierre de Altadis en La Rioja

La Asamblea de Extremadura ha reafirmado este jueves su apoyo al sector tabaquero español, un sector que "atraviesa una situación de incertidumbre" e "inquietud" tras el anuncio del cierre de la factoría de Altadis en La Rioja.
Un apoyo que la Asamblea de Extremadura ha expresado a través de una declaración institucional firmada por los cuatro grupos parlamentarios, y que ha sido leída ante la presencia del presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, que asistía como público al pleno del Parlamento regional.
La presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, ha dado la bienvenida a José Ignacio Ceniceros al Parlamento extremeño, donde ha mantenido sendos encuentros con representantes de los grupos parlamentarios y de las asociaciones tabaqueras extremeñas.
Unos encuentros que han mantenido Ceniceros y su homólogo extremeño, Guillermo Fernández Vara, con el que se ha reunido previamente en la sede de la presidencia de la Junta de Extremadura, en Mérida.
En esta declaración institucional, la Asamblea de Extremadura señala que el sector tabaquero nacional tiene una "notable repercusión económica y social" y es "generador de empleo" en España, tanto en el sector primario como en el industrial, ante lo que ha alertado que "son miles de familias las que miran con preocupación su futuro laboral y muchas comarcas las que desean afrontar su futuro con estabilidad".
Y es que, el anuncio de cierre de la factoría de Altadis en La Rioja, "causa inquietud" en la comunidad riojana, pero "también en otras, como Extremadura, por la notable importancia de su producción tabaquera", según se recoge en esta declaración institucional.
Señala la Asamblea que la planta tabaquera riojana "tiene una tradición de más de un centenar de años y en la actualidad da empleo a casi medio millar de trabajadores", que ahora "lógicamente asisten con preocupación a ese anuncio de cierre previsto para la próxima primavera".
LLEGAR A ACUERDOS DE COMERCIALIZACIÓN
Ante esta situación, recuerda esta declaración institucional que Extremadura es la región con mayor producción nacional de tabaco y las relaciones de compraventa a través de Cetarsa con la multinacional Imperial Tobacco/Altadis se sitúan en un volumen medio de 15,2 millones de kilos de tabaco.
En Cetarsa, Altadis participa de su accionariado es la principal compradora de tabaco de primera transformación, procedente de las explotaciones de las cultivadoras y cultivadores de tabaco de Extremadura, por lo que "aún sabiendo que existe compromiso de compra expreso por parte de Altadis hasta 2017 con los cultivadores extremeños es necesario transmitir tranquilidad al sector productor y dar estabilidad a la contratación en cantidad y precios", recoge esta declaración.
Por eso, y "al objeto de asegurar esa tranquilidad y seguridad al sector productor", el Parlamento extremeño considera "totalmente necesario llegar a acuerdos de comercialización que vayan más allá del horizonte 2017, habida cuenta del enorme esfuerzo realizado por los productores y todos los agentes del sector en Extremadura".
Apunta finalmente que el tejido empresarial y el empleo que acompaña al sector del tabaco en España se extiende desde las empresas de venta de insumos y prestación de servicios a las actividades de primera y segunda transformación en industrias cuyos trabajadores han venido reivindicando estabilidad laboral y ya han sufrido procesos de reestructuración severos por lo que es totalmente necesario proteger todos los puestos de trabajo vinculados a la actividad.
Ante esta situación, la Asamblea de Extremadura ha acordado, por unanimidad de todos los grupos, manifestar su "profundo rechazo por el cierre injustificado" de la fábrica de Imperial Tobaco de La Rioja, última planta de producción de cigarrillos en España, así como expresar "la solidaridad y el apoyo unánime a todos los trabajadores y familias afectado por el pretendido cierre".
También apuesta por instar a todas las administraciones públicas "cuyos ciudadanos se vean afectados por esta situación de incertidumbre a propiciar fórmulas paras dar garantías de estabilidad al sector tabaquero", tanto al primario como al industrial, "propiciando el mantenimiento del empleo vinculado al sector desde el campo a las empresas transformadoras".
La Cámara regional manifiesta además su "incondicional defensa del empleo y la estabilidad económica de las familias tabaqueras de las comarcas extremeñas del norte de Extremadura" e instar a la "defensa por parte de los gobiernos de Extremadura y de España del cultivo de tabaco extremeño".