Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asia tira del carro de la recuperación mundial

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Olivier Blanchard, da una rueda de prensa en Hong Kong (China) hoy, 8 de julio de 2010. EFEtelecinco.es
El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró hoy sus previsiones de crecimiento mundial para este año gracias al tirón de Asia, que se ha convertido tras el estallido de la crisis financiera en el motor de la recuperación económica del planeta.
Un grupo de expertos del FMI publicó hoy en Hong Kong una actualización de sus pronósticos de crecimiento del PIB, mayor del esperado, y de su análisis del sistema financiero desde la región que está "liderando la recuperación mundial".
José Viñals, el que fuera subgobernador del Banco de España, y actual consejero financiero del FMI, subrayó en la región administrativa especial china la importancia de ofrecer las actualizaciones "fuera de Washington por primera vez".
"En una región que lidera la recuperación global", añadió Caroline Atkinson, directora del departamento de relaciones exteriores del Fondo.
Los expertos, entre los que se encontraba también Olivier Blanchard, consejero económico; Jörg Decressin, jefe de la división de estudios económicos mundiales, y Peter Dattels, responsable de la división de estabilidad financiera mundial, se encontraron con la prensa en el auditorio de la Autoridad Monetaria de Hong Kong.
El FMI elevó hasta el 4,6 por ciento su pronóstico de crecimiento mundial para 2010, gracias al fuerte tirón de Asia en la primera mitad del año. Viñals alertó no obstante de los retos derivados de las turbulencias financieras, particularmente en la zona del euro.
El crecimiento dependerá, en suma, añadió Blanchard, de cómo "Europa gestione sus problemas financieros y fiscales; de cómo los países avanzados procedan con su consolidación fiscal; y de cómo los mercados emergentes estabilicen sus economías".
Aunque sostuvieron que era necesario restaurar la confianza de los mercados financieros, alertaron contra medidas excesivas que paralicen el crecimiento.
La nueva previsión del FMI supera en cuatro décimas el cálculo de abril, mientras que el organismo dejó sin cambios su previsión para 2011, en el 4,3 por ciento.
Viñals incidió en la necesidad de aplicar políticas que devuelvan la confianza y la estabilidad.
Aludió igualmente a los resultados del informe de solvencia de bancos europeos que se publicará, previsiblemente, el próximo 23 de julio.
Esta publicación es "importante" para que se recupere la confianza de los mercados, ya que alude en torno a un 65 por ciento del total del sistema bancario de la Unión Europea, expuso el consejero.
No obstante insistió en que el mismo nivel de importancia debe darse al "anuncio inmediato de las medidas que se tomarán para aquellos bancos que no pasen el test de solvencia, de modo que cada vez que haya un problema también haya una solución preparada, tal y como se hizo en EEUU".
En alusión a la reducción de un 30 por ciento de la previsión de crecimiento para España en 2011, Viñals apoyó el paquete de reformas fiscales impulsado por el Gobierno español.
"El paquete fiscal es una medida necesaria para estabilizar la confianza y sin ese paquete fiscal, sin la necesaria reducción del déficit público, lo que habría es un impacto muy desfavorable en la confianza, en la situación de los mercados, y eso es algo que sería muy pernicioso para el crecimiento económico", dijo.
"Avanzar en la dirección de reducir el déficit público es absolutamente importante en el caso de España", concluyó.