Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia archiva las querellas presentadas por Nozar contra sus administradores concursales

La Audiencia Nacional ha ratificado el archivo de las querellas que los hermanos Luis y Juan Carlos Nozaleda, dueños de Nozar, inmobiliaria que está en concurso de acreedores desde 2008, habían presentado contra los exadministradores concursales de la empresa, al considerar que "los hechos imputados no son constitutivos de delito alguno".
La Audiencia ratifica así la decisión del Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid que ya hace justo un año dictó un auto en el que ordenaba el sobreseimiento libre y el archivo de las querellas.
En las resoluciones, ambos organismos indican que la actuación de los administradores concursales, Luis Martin y Cristina Jiménez, se ajustó a Derecho, como así lo corroboró el Juzgado de lo Mercantil en su momento aprobando íntegramente su gestión y confirmando su actuación, tesis confirmada ahora por el Juzgado de instrucción y la Audiencia Provincial.
En su querella, los Nozaleda denunciaban que los administradores "abusaron de sus facultades con la finalidad espuria de obstaculizar la viabilidad de la propuesta del convenio".
Los tres administradores de Nozar renunciaron voluntariamente en mayo de 2015 a sus puestos para "favorecer la inminente fase de liquidación" que entonces estimaban que se abriría en la empresa, dada la dilación de su proceso concursal, que de hecho actualmente sigue abierto.
En mayo de 2015 el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid rechazó la propuesta de convenio que Nozar presentó en febrero de 2014 para intentar emerger del concurso.
El juez mercantil rechazó el convenio dada la "imposibilidad objetiva" de que pueda cumplirse, por la "ausencia de recursos financieros en la empresa para atender los pagos previstos en el convenio". No obstante, Nozar manifestó su intención de recurrir la decisión judicial.
La inmobiliaria protagonizó en noviembre de 2009 uno de los mayores concursos de acreedores registrados en el sector inmobiliario después del estallido de la crisis en 2008.