Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Australia rebaja sus tipos hasta el mínimo histórico del 1,75%

El banco central de Australia (RBA, según sus siglas en inglés) rebajó este martes 0,25 puntos básicos sus tipos de interés hasta el mínimo histórico del 1,75%, lo que supone la primera rebaja de su política monetaria en el último año tras la revisión de los niveles de inflación australianos hasta el 1,5%, muy por debajo de los objetivos a largo plazo.
Los miembros de la máxima institución monetaria 'aussie' consideran que con la flexibilización de su política monetaria favorecerá el crecimiento de sostenido de la economía y devolverá la inflación a los objetivos a largo plazo de entre un 2% y 3%.
Así, el gobernador del RBA, Glenn Stevens, destacó en un comunicado que, al tiempo que las economías desarrolladas han registrado avances durante el último año, las condiciones de los mercados emergentes se "han complicado", principalmente por la ralentización de la economía china.
Stevens achacó la decisión de 'aliviar' la política monetaria australiana a que la inflación se encuentra en niveles "inesperadamente" bajos y las relaciones comerciales del país continúan en unos niveles "muy por debajo" de los registrados en los años anteriores.
"El crecimiento del PIB ha repuntado en 2015, especialmente en el segundo semestre del año, y las condiciones del mercado laboral han mejorado. Los indicadores macroeconómicos apuntan a que el crecimiento continuará en 2016, pero probablemente a un ritmo moderado", indicó el gobernador del banco central australiano.
De este modo, el oro, que actúa como valor de refugio ante la actual volatilidad de los mercados financieros, superó este martes los 1.300 dólares por onza (28,35 gramos), como consecuencia de la debilidad del dólar y las decisiones del RBA, lo que supone el mejor inicio de año de este preciado metal en las últimas tres décadas al incrementarse un 22,83% su valor en los primeros cuatro meses de 2016.