Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Madrid ve viable la propuesta de Mango de instalarse en el Palacio de la Música

La Administración no se compromete a nada, simplemente da viabilidad al contenido de la consulta presentada
El Ayuntamiento ve viable el contenido de la consulta que ha hecho la firma de moda Mango para instalarse en el Palacio de la Música con una convivencia de usos ya que la compañía catalana estudia poner en marcha en el número 35 de la calle Gran Vía una tienda con un centro de exposiciones y eventos de la empresa.
Así lo han confirmado fuentes municipales a Europa Press, que han detallado que lo que ha hecho Mango hasta el momento ha sido presentar una consulta ante el área de Urbanismo sobre la viabilidad de autorizar actividades del sector terciario-comercio, que convivirían con otras artísticas y de espectáculo.
Dicha consulta, como han matizado las mismas fuentes, no compromete a nada aunque sí han detallado que el contenido de lo propuesto sí sería viable desde el punto de vista urbanístico.
PLAN ESPECIAL
El Ayuntamiento apunta que la figura más adecuada para llevar a cabo la propuesta de Mango sería un Plan Especial dado el grado de protección del Palacio de la Música. Las mismas fuentes han confirmado que la firma catalana no ha presentado solicitud de licencia alguna ni trámites para iniciar un Plan Especial.
El Palacio de la Música, construido en 1926, está incluido en el catálogo de edificios protegidos con Nivel 1 de Protección Integral. Esta declaración obligaba a los compradores a respetar los elementos originales, tanto de la fachada como del interior.
Hace aproximadamente un año, la delegada de Urbanismo, Paz González, recordaba que el uso del Palacio de la Música no es cultural, como se ha podido creer, sino terciario-recreativo, lo que permitiría implantar desde una sala de conciertos a una discoteca o un restaurante.
También apostilló que "si se respeta la protección del edificio, no se alteran sus valores y se cumple la normativa urbanística", el Ayuntamiento no puede denegar el cambio de uso ya que se incurriría en la prevaricación. Tampoco olvidó la titularidad privada del inmueble.
"ADAPTARSE A LOS TIEMPOS"
Ya entonces defendía que las ciudades "tienen que adaptarse a los tiempos" y "no aportan nada a la memoria colectiva los edificios cerrados y sin uso o tapiados", como es el caso del Palacio de la Música.
En julio de 2008, el director gerente de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hacía pública la compra del Palacio de la Música, en plena Gran Vía, para convertirlo en lo que fue originariamente, un auditorio de música. El Ayuntamiento de Madrid, con Alberto Ruiz-Gallardón a la cabeza, dio luz verde a la venta del edificio con la condición de mantener su uso cultural ya que pretendía que la capital contara con un segundo auditorio, además del Nacional.
Al tiempo se concedía al inmueble el grado 1 de protección, que obligaba a los compradores a respetar los elementos originales, tanto de la fachada como del interior. Tras casi cuatro años de trabajos, en enero de 2012 la dirección de la Fundación Caja Madrid paralizó las obras después de invertir en ellas 4 millones de euros.
La crisis de Bankia se encontraba detrás de la decisión. Y es que la pésima situación económica de la Fundación llevó a sus responsables a replantearse el futuro del Palacio de la Música, hasta el punto de poner sobre la mesa la posibilidad de venderlo. El rumor que planea desde hace meses es el de convertirlo en comercio.
MANGO APUESTA POR MADRID
Mango reforzará, además, su presencia en la capital española tras la adquisición de dos edificios en la capital española que están situados en las calles de Serrano y Orense.
La empresa fundada por Isak Andik ha adquirido un edificio en la 'milla de oro' madrileña, en pleno barrio Salamanca, que cuenta con un espacio de 8.100 metros cuadrados.
La nueva tienda estará situada en la calle Serrano número 60 y estará muy próxima a la 'flagship' de Zara que abrirá a lo largo de este año. La apertura del nuevo establecimiento de Mango está prevista para septiembre de 2015 y en él se ofrecerán todas las líneas que la firma posee: Mango, H.E. by Mango, Mango Touch, Mango Kids, Mango Sport&Intimates y la más reciente, Violeta by Mango.
La empresa catalana también ha confirmado la adquisición en el día de ayer de otro edificio en la capital española de más de 3.000 metros cuadrados. La nueva tienda, situada en la calle Orense número 13, tiene prevista su inaguración también para septiembre de 2015.
Mango, que cuenta con más de 2.700 tiendas repartidas por 106 países, señala que estas aperturas acentúan su proceso de expansión, al mismo tiempo que refuerzan la nueva línea de tienda 'megastore' que ha puesto en marcha la empresa recientemente en España y en otros países.