Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BBVA cree que el crecimiento del PIB se moderó al 0,5% en el tercer trimestre

El servicio de estudios asegura que la inversión residencial puede volver a crecer en lo que queda de año, aunque a tasas muy moderadas
El servicio de estudios del BBVA (BBVA Research) pronostica que el crecimiento intertrimestral del PIB se moderó al entorno del 0,5% entre julio y septiembre, aunque asegura que la mejora de la actividad siguió acompañada de creación de empleo.
Así lo señala BBVA Research en su último observatorio económico sobre España, donde reconoce que si se confirmase esta tasa --estimada con el 80% de la información del tercer trimestre--, el PIB moderaría de forma marginal su ritmo de expansión, puesto que creció un 0,6% en el segundo trimestre del año.
Además, asegura que la prolongación de la creación de empleo podría haber dado lugar a "un estancamiento o incluso una ligera disminución" de la productividad en el periodo analizado, después de que los registros laborales hayan ido de menos a más durante el tercer trimestre.
En general, BBVA Research cree que la reducción de la incertidumbre y una política fiscal menos contractiva habrían vuelto a contribuir al crecimiento de la demanda interna, mientras que la falta de tracción de las exportaciones ha seguido remitiendo a pesar de la debilidad de la demanda europea.
Recuerda que el segundo trimestre se caracterizó por una vigorosa expansión de la demanda doméstica, tanto privada como pública, y afirma que la información disponible sugiere una composición del crecimiento similar en el tercer trimestre, aunque algunos estímulos transitorios continúan reduciendo su incidencia.
En el caso de la demanda doméstica privada, cree que la recuperación continuó, aunque a un ritmo "ligeramente menor", ya que algunos indicadores de gasto se debilitaron, como las matriculaciones de turismos o las ventas interiores de grandes empresas, aunque los ingresos y las expectativas de los hogares evolucionaron favorablemente.
Por su parte, las variables relativas a la inversión residencial revelan que tanto la oferta como la demanda se encuentran próximas a su "punto de inflexión". De cara al futuro, BBVA Research no descarta tasas de crecimiento positivas, aunque moderadas y desde niveles muy bajos durante lo que resta de año.
En cuanto a la demanda exterior, asegura que los indicadores de expectativas y de ingresos muestran que las exportaciones de bienes y servicios no turísticos continúan recuperándose, aunque los principales socios comerciales evolucionan a ritmo dispar. Además, los indicadores vinculados al consumo de no residentes apuntan a una evolución positiva en el periodo estival.
SE PUEDE CUMPLIR EL OBJETIVO DE DÉFICIT
Sobre el gasto en consumo público, el servicio de estudios pone de manifiesto el "cambio de tono" del indicador y se muestra convencido de que contribuirá positivamente al crecimiento en el conjunto del año. En concreto, cree que los datos de ejecución presupuestaria hasta julio apuntan a una corrección "muy moderada" de esta partida de la demanda, aunque aun insuficiente para compensar el incremento del primer semestre del año.
Aún así, BBVA Research cree que la recuperación económica y el menor ajuste para cuadrar las cuentas avalan el cumplimiento de los objetivos presupuestarios para el año en curso, fijado en el 5,5% en el caso del déficit conjunto de todas las administraciones públicas.
CAPACIDAD DE FINANCIACIÓN
Por otro lado, la entidad recuerda que tras mantener una posición superavitaria durante prácticamente un año, el saldo de la balanza por cuenta corriente registró una posición deficitaria en acumulado a doce meses al cierre del primer semestre.
Sin embargo, asegura que el proceso de corrección de las necesidades de financiación de la economía se corresponde con la mejora del componente estructural y, por tanto, cree que el déficit por cuenta corriente observado debería ser de carácter temporal.
"En este contexto la economía española debería exhibir capacidad de financiación respecto al resto del mundo durante el bienio 2014-2015, siempre y cuando se mantenga el compromiso con la devaluación interna, las reformas estructurales y las ganancias de competitividad", indica.
LAS REFORMAS, FUNDAMENTALES PARA CONSOLIDAR EL CRECIMIENTO
Con todo, BBVA Research mantiene la valoración sobre los factores que subyacen a la recuperación de la economía y asegura que, a medio plazo, las reformas estructurales, el cambio de modelo productivo, los menores requerimientos de consolidación fiscal, una política monetaria más expansiva y la absorción de los desequilibrios serán fundamentales para que la reactivación económica siga consolidándose.
Sin embargo, admite que las dudas sobre la recuperación en Europa suponen un "sesgo negativo, aunque moderado", sobre las previsiones de crecimiento para 2015 del servicio de estudios, que apuntan a un incremento del PIB del 2,3%.