Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BBVA avisa de que el entorno político puede empezar a afectar a las decisiones de empresas y familias

La entidad considera probable que el déficit público se sitúe en el 4,5% en 2015, tres décimas por encima del objetivo
El Servicio de Estudios del BBVA (BBVA Research) ha avisado de que la incertidumbre que se vive en España respecto al entorno político podría empezar a tener un impacto mayor en las decisiones de empresas y familias.
Así lo señala BBVA Research en un documento recogido por Europa Press, en el que explica que, hasta el momento, el deterioro que se ha observado en las variables financieras ha sido "moderado y sólo relativo".
"Un compromiso con la legalidad y con el impulso de medidas que mejoren el funcionamiento de los mercados de bienes y servicios reduciría dicha incertidumbre", sostiene la entidad presidida por Francisco González.
Según BBVA Research, esta incertidumbre política es uno de los mayores riesgos para el crecimiento a nivel interno, junto a la probabilidad de que el déficit público se sitúe en el 4,5% al cierre del año, tres décimas por encima del objetivo pactado con Bruselas.
"(Esta posibilidad) sigue siendo elevada", indica la entidad, tras avisar de que desviaciones mayores que las esperadas desplazarían una parte significativa del ajuste hacia 2016 y podrían afectar a la recuperación de la demanda interna.
A su parecer, mantener la credibilidad sobre el control de las finanzas públicas redunda directamente en la confianza de las instituciones europeas y, por tanto, en la capacidad para contener el coste de financiación de una economía excesivamente endeudada con el exterior.
A nivel externo, BBVA Research apunta a las tensiones asociadas a la desaceleración de las economías emergentes --principalmente China-- como el principal riesgo para la economía. Además, advierte de los riesgos geopolíticos que persisten y la incertidumbre respecto a la respuesta de algunos países a los cambios en la política monetaria de la Reserva Federal.
LA ECONOMÍA CRECIÓ UN 3,2% EL AÑO PASADO
Pese a estos riesgos, la entidad cree que la economía cerró el 2015 con un crecimiento del 3,2%, cifra que en 2016 se moderará hasta el entorno del 2,7%. Con estas tasas, la economía será capaz de crear un millón de puestos de trabajo a lo largo del periodo y reducir la tasa de paro hasta el entorno del 20%.
En la última parte del año, según sus cifras, la actividad se estabilizó con un crecimiento del 0,8%, el mismo que el registrado entre julio y septiembre. A su parecer, la desaceleración del segundo semestre se explica por el deterioro de las expectativas de crecimiento global y el agotamiento de algunos impulsos cíclicos.
De hecho, BBVA Resarch cree que el dinamismo del consumo privado evitó una mayor desaceleración de la actividad económica durante el tercer trimestre y asegura que las perspectivas de esta variable "continúan siendo favorables" para los próximos trimestres.
En concreto, considera que la creación de empleo, la disminución del IRPF y la ausencia de presiones inflacionistas contribuirán a la recuperación de la renta real disponible, mientras que el crecimiento previsto de la riqueza inmobiliaria, el bajo nivel de los tipos de interés y el ajuste del ahorro también impulsarán el gasto de las familias.
EL CONSUMO CRECERÁ UN 3,1% EN 2015 Y UN 2,9% EN 2016
Por último, las nuevas operaciones de financiación al consumo seguirán aumentando y sustentarán el gasto de los hogares a medio plazo, sobre todo en bienes duraderos. Como resultado, el consumo privado crecerá alrededor del 3,1% en el 2015 y del 2,9% en 2016.
La ralentización de este año respecto a 2015 se debe a que los factores transitorios que han incentivado el gasto de las familias hasta mediados del año en curso desaparecerán, como el PIVE, o jugarán un papel residual, como el abaratamiento del precio del petróleo y la rebaja fiscal.
Además, la contribución de algunos de sus determinantes, como la riqueza financiera y los tipos de interés reales, será menor. En consecuencia, el crecimiento del consumo privado se moderará este año, aunque seguirá creciendo a cifras cercanas al 3%.