Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE ensaya un QE de un billón de euros para medir sus efectos, según 'FAZ'

El Banco Central Europeo (BCE) ha llevado a cabo varias simulaciones con el objetivo de calcular los efectos sobre la inflación y la economía que tendría lanzar un programa de compra de activos o flexibilización cuantitativa (QE por sus siglas en inglés) de hasta un billón de euros, según el diario alemán 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' ('FAZ').
Según el rotativo, las simulaciones del instituto emisor buscarían cuantificar a través de distintos modelos los efectos sobre la inflación y la economía de lanzar un programa de esta magnitud durante un año a razón de unos 80.000 millones de euros mensuales.
"Los resultados de los ensayos difieren ampliamente", señala el periódico. "En el peor escenario, la enorme inyección de dinero aumentaría la tasa de inflación en sólo 0,2 puntos porcentuales, mientras que otra simulación mostraría un aumento más fuerte de hasta 0,8 puntos porcentuales", añade.
El presidente del BCE, Mario Draghi, subrayó este jueves en rueda de prensa que existe "unanimidad" en el seno del Consejo de Gobierno de la entidad para recurrir a medidas no convencionales si fuera necesario para hacer frente a los riesgos económicos de un periodo excesivamente prolongado de baja inflación.
En este sentido y por primera vez en la historia del BCE, el presidente del instituto emisor de la eurozona desveló que un plan de compra de activos (QE) forma parte de las herramientas a disposición de la entidad e incluso planteó la posibilidad de que pudiera resultar más efectivo en Europa enfocar dichas compras al mercado de deuda privada, en concreto hacia titulizaciones o ABS.
Sobre esta cuestión, una fuente del banco central expresó al periódico alemán las dudas sobre si en la zona euro existe un mercado de deuda privada suficientemente grande para que el QE surtiera el efecto deseado.
El presidente del BCE apuntaba al respecto este jueves la necesidad de reformar la normativa sobre estas titulizaciones con el objetivo de establecer un mercado representativo europeo de ABS.
Por otro lado, según las fuentes consultadas por 'FAZ' el BCE confía en que el impacto estacional de las festividades de Semana Santa permitirá un repunte de la inflación de la zona euro hasta el 0,8% o el 0,9% desde el 0,5% del dato preliminar de marzo.