Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE comprará deuda de España e Italia para calmar a los mercados

La compra de deuda se producirá este lunes. Foto:Reuterstelecinco.es
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha aprobado la reactivación de su programa de compra de deuda pública para garantizar la estabilidad en la eurozona. El comunicado oficial emitido tras la teleconferencia mantenida este domingo manifiesta asimismo su satisfacción por las medidas aplicadas por España e Italia.
"El BCE va a implementar activamente su Programa del Mercado de Valores", explica el organismo, que recuerda que la función de dicho programa es "mejorar la transmisión" de las decisiones sobre política monetaria del BCE y "garantizar la estabilidad de precios en la zona euro".
El texto manifiesta además su satisfacción por los anuncios de Italia y España sobre reformas en las áreas presupuestaria y de política estructural. "El Consejo de Gobierno considera esencial una pronta y firme aplicación (de estas medidas) por parte de ambos gobiernos para mejorar sustancialmente la competitividad y flexibilidad de sus economías y reducir rápidamente su déficit público", explica.
La cúpula del BCE hace varias referencias expresas al comunicado conjunto franco-alemán difundido esta misma tarde, que también reafirmaba la importancia de los acuerdos del pasado 21 de julio para el segundo rescate a Grecia y la reforma del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). "El Consejo de Gobierno (del BCE) considera fundamental una pronta aplicación de todas las decisiones adoptadas", señala.
El texto franco-alemán, interpretado como un respaldo a la reactivación del programa de compra de deuda pública, subrayaba que es el BCE el que debe determinar cuándo existe una situación excepcional en los mercados financieros que justifique esta reactivación.