Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE sólo comprará la mitad de los activos de deuda en el mercado, hasta un máximo de un billón de euros

El Banco Central Europeo (BCE) calcula que el volumen potencial de activos de deuda privada, titulizaciones y cédulas, que podría ser adquirido por la institución en el marco de los nuevos programas anunciados rondará el billón de euros, una cifra que equivale al 53% del total del mercado existente para estas clases de activos.
El vicepresidente del BCE, el portugués Vitor Constancio, precisó que las restricciones introducidas por la entidad a estos programas de compra de deuda privada reducen la cifra potencial de activos susceptibles de ser adquiridos a 600.000 millones en el caso de los bonos garantizados o cédulas, frente a un volumen total de 1,2 billones.
En el caso de las titulizaciones de activos (ABS), el banquero luso estimó en unos 400.000 millones de euros la cifra de compras potenciales por parte del BCE, cuando el mercado alcanza un volumen de unos 690.000 millones de euros.
El BCE ha subrayado que estos programas de compra de deuda privada, que en el caso de la adquisición de cédulas se iniciarán a finales de octubre y posteriormente en el de las compras de ABS, están sujetos a "rigurosas condiciones" y a una "apropiada gestión de riesgos" para proteger el balance del propio banco central.
En este sentido, Constancio indicó que los valores que podrán ser adquiridos por la institución deberán cumplir con las mismas condiciones aplicadas a los valores aceptados como garantía por el BCE en sus operaciones monetarias.
No obstante, con respecto a la mayor flexibilidad en el umbral mínimo de calidad de la deuda aceptada en estos programas, el vicepresidente del BCE subrayó que la participación de países con nota inferior al mínimo exigido de 'BBB-', como Grecia o Chipre, se compensará con la exigencia de que estas economías se encuentran bajo algún programa europeo.
Asimismo, Constancio apuntó que el BCE sólo comprará los tramos senior de las titulizaciones (ABS), considerados de mayor seguridad, y únicamente tomará en consideración la compra de tramos 'mezzanine', con mayor riesgo, si cuentan con la apropiada garantía gubernamental. "Tales garantías mejorarían enormemente el impacto del programa de compras", añadió.
"A pesar de estas restricciones, la cantidad adquirible de ABS y bonos garantizados es suficiente para asegurar que las compras de activos pueda desarrollarse a gran escala, aunque somos conscientes de que las cifras que compraremos serán inferiores a los volúmenes teóricos", apuntó.
Por otro lado, el vicepresidente del BCE destacó que los ABS emitidos en Europa registran una tasa de impago mucho menor a la soportada por aquellos emitidos en EEUU.
Así, la media de pérdidas en titulizaciones europeas de la máxima calificación crediticia (AAA) entre los años 2000 y 2013 fue del 0,2% en Europa, frente al 3,6% en EEUU, según la agencia Fitch.
En cuanto a la evolución de titulizaciones con peor calidad crediticia dentro de la categoría de inversión, la media de pérdidas en Europa fue del 3,1%, frente al 25% alcanzado en titulizaciones estadounidenses