Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE ganó un 9,4% más en 2015 impulsado por los intereses del QE

El Banco Central Europeo (BCE) ha logrado un beneficio neto de 1.081,79 millones de euros al cierre del ejercicio 2015, lo que supone una mejora del 9,4% con respecto a los 988,83 millones del año anterior gracias a los intereses obtenidos a través de su programa de compra de activos públicos y privados, así como por la venta de valores, según los datos publicados por la entidad.
Los ingresos netos por intereses del BCE se redujeron un 3,9%, hasta 1.475,15 millones de euros, a raíz de los menores ingresos por la participación del BCE en el total de billetes en euros en circulación debido a la rebaja del tipo de interés medio de las operaciones principales de financiación en 2015, así como a la disminución de los ingresos por intereses en la cartera de fondos propios.
No obstante, la institución destacó que estos efectos se vieron compensados parcialmente por el aumento de los ingresos por intereses procedentes de los activos exteriores de reserva, como resultado de la apreciación del dólar y por los mayores ingresos por intereses en la cartera de valores denominados en dólares, así como por el descenso de los gastos por intereses derivados de los activos exteriores de reserva transferidos por los bancos centrales nacionales de eurozona.
El BCE precisó que en 2015 obtuvo ingresos netos por intereses por importe de 608,7 millones de euros, un 16,3% menos que el año anterior, en relación con los valores adquiridos en el marco de su programa SMP, activado por Jean Claude Trichet en mayo de 2010.
Por su parte, la institución informó de que sus ingresos por intereses netos relacionados con su programa expandido de compra de activos, que incluye la adquisición de bonos públicos, alcanzaron los 161 millones de euros en 2015, frente a sólo 2 millones un año antes.
Por otro lado, el banco central asumió un impacto negativo de 64 millones de euros en amortizaciones, ocho veces más que en 2014, como consecuencia principalmente de la depreciación del valor de mercado de valores en su cartera en dólares.
A su vez, los gastos de administración del BCE, incluida la amortización, se situaron en 864 millones de euros en 2015, un 27,6% más que el año anterior. Este incremento obedece principalmente al inicio de la amortización del edificio principal del BCE y al aumento de los costes incurridos en relación con el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), precisó el BCE.
Asimismo, el BCE informó de que el Consejo de Gobierno de la entidad decidió el pasado 29 de enero realizar una distribución provisional del beneficio entre los bancos centrales nacionales por un importe de 812 millones de euros, por lo que ha decidido repartir este viernes el resto de su beneficio entre los bancos centrales nacionales de la zona euro.