Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE inicia este lunes su nuevo programa de compra de bonos garantizados

El Banco Central Europeo (BCE) pondrá en marcha este lunes, 20 de octubre, el tercer programa de adquisiciones de bonos garantizados, una de sus últimas medidas para mejorar la transmisión de la política monetaria e incrementar el flujo de crédito a la economía de la zona euro.
La institución presidida por Mario Draghi publicó el viernes en su página la Decisión ECB/2014/40 adoptada por el Consejo de Gobierno en su reunión del 15 de octubre sobre la ejecución del tercer programa de adquisiciones de bonos garantizados.
En el documento se establecen los criterios de admisibilidad y los procedimientos para las adquisiciones que se realicen en el marco de dicho programa a partir de octubre de 2014, entre ellos que los bonos garantizados deben tener una calificación mínima de 'BBB-' o equivalente.
Sin embargo, este criterio de un rating mínimo de 'BBB-' no se aplicará a los bonos garantizados de Grecia y Chipre para que el programa pueda incluir a todos los países de la eurozona, sino que tendrán sus propias reglas específicas con medidas para mitigar los riesgos.
El pasado 2 de octubre el BCE anunció los detalles operativos de sus programas de adquisiciones de bonos de titulización de activos y de bonos garantizados, que tendrán una duración de al menos dos años y cuyo objetivo es mejorar la transmisión de la política monetaria y respaldar la provisión de crédito a la economía de la zona del euro.
La institución ya anunció entonces que las adquisiciones de bonos garantizados comenzarían la segunda quincena de octubre, mientras que las compras de ABS se iniciarán en el cuarto trimestre de 2014.
El presidente del BCE declinó entonces ofrecer un cálculo aproximado sobre el volumen de las compras que llevará a cabo la institución, limitándose a señalar que el conjunto de medidas de la institución tendrá "un impacto significativo" en el balance del banco central y contribuirán al retorno de la inflación hasta niveles próximos al 2%.
No obstante, Draghi apuntó que el "universo potencial de compras de titulizaciones y cédulas es de un billón de euros", pero recalcó que eso no significa que vaya a "comprarlas todas".