Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BNG exige que se congele el precio de la luz todo el año y que se investiguen posibles pactos en las subastas

El BNG ha registrado en el Congreso, para su debate en el Pleno, una proposición no de ley en la que exige al Gobierno que congele el precio de la electricidad durante todo el año 2014 y que investigue posibles "pactos o acuerdos" entre las grandes suministradoras durante las subastas Cesur, después de lo sucedido el pasado mes de diciembre con respecto al incremento de la factura para el primer trimestre del ejercicio.
En la iniciativa, que recoge Europa Press, los nacionalistas gallegos defienden que la coyuntura económica y el "incremento de la pobreza energética" son "argumentos más que suficientes" para defender la congelación de la factura eléctrica durante todo el año.
Es más, creen que además de la congelación de la tarifa se debería establecer una moratoria que "impida cortes de luz en los hogares que sufren la pobreza energética por no poder asumir los elevados costes energéticos de encender la calefacción".
INVESTIGAR LA SUBASTA DE DICIEMBRE
Sin embargo, consideran que hay que ir más allá, advirtiendo de que el 'tarifazo' podría repetirse en el futuro si no se modifican las características del sistema de fijación de precios. Y, para ello, se debe comenzar por aclara las circunstancias de la última subasta Cesur, anulada posteriormente por el Ejecutivo para evitar una subida de la factura cercana al 11%.
A juicio del BNG, el resultado de dicha subasta demuestra que "en la práctica no existe una liberalización" del sector eléctrico y que "está demostrado que las empresas pactan los precios con antelación a las subastas trimestrales". "Esto viene a dar la razón al Bloque, que lleva años advirtiendo de que el eléctrico es un sector estratégico que nunca debió ser privatizado y que la tarifa eléctrica debería fijarla el Ejecutivo", insiste.
Por eso, reclaman que se investigue si "existe algún tipo de pacto o acuerdo entre las grandes compañías eléctricas en el proceso de subasta trimestral de los precios eléctricos".
De cara a la creación del nuevo mecanismo que sustituirá a las subastas trimestrales, y en el que ya trabaja el Gobierno, el Bloque propone que el precio de la electricidad se calcule "en función de los costes de generación de cada tecnología" y que se "remuevan todos los elementos de opacidad y prácticas oligopolísticas en el mercado eléctrico".
En concreto, los nacionalistas gallegos proponen que el Congreso debata "un plan concreto para la nacionalización del sector eléctrico, dada su condición de sector estratégico para el desarrollo social y económico del Estado".
LUCHAR CONTRA EL DÉFICIT DE TARIFA
A renglón seguido, los nacionalistas gallegos recuerdan que "el problema de fondo", el del déficit de tarifa, sigue sobre la mesa mientras se aprueban reformas del sector eléctrico que no van a ninguna parte" porque sólo buscan "satisfacer los intereses de las grandes empresas eléctricas, abandonando la protección de los intereses de los ciudadanos".
En este sentido, recuerda que aunque la ley eléctrica de 1997 fijó un pago de 8.600 millones de euros para amortizar las inversiones de las empresas del sector, finalmente se les acabó pagando más de 12.000 millones a través de la tarifa.
"Para las eléctricas supuso un negocio redondo: amortizaron en tiempo récord todos sus activos y, además, se beneficiaron de un superávit 3.400 millones de euros que estamos pagando todos. El déficit tarifario es un cuento sin fin, un filón puesto que las compañías eléctricas no están cobrando la energía a un precio menor de lo que les cuesta", denuncia el BNG.
Es decir, que la "causa estructural" de este desequilibrio no está, como se repite como un "mantra", en la inadecuación de los ingresos con respecto a los costes de producción, sino en "un sistema de generación de precios totalmente opaco", en el que "el precio final de la electricidad en el mercado mayorista viene determinado por el precio de la última oferta en ser aceptada".
"Esto significa que, dada la existencia de tecnologías que producen a unos costes muy inferiores, los beneficios generados por este mecanismo a los propietarios de dichas instalaciones de producción son exageradamente elevados. Es un sistema que produce unos beneficios extraordinarios a los agentes generadores de electricidad, sobre todo en el caso de energías clásicas como la hidroeléctrica y la nuclear", critican los gallegos.
Por eso, exigen que se investiguen y auditen tanto el 'déficit tarifario' como los "beneficios extraordinarios y reparto de dividendos" de las grandes eléctricas, y que se establezca que "en ningún caso" ese desfase se pueda trasladar a la factura de los consumidores.
Finalmente, el BNG hace referencia al caso particular de Galicia, una región "excedentaria en producción y que asume el elevadísimo coste medioambiental, social y económico" de tener infraestructuras productoras de energía, sin que eso se traduzca en mejoras de precio para sus ciudadanos. Por eso, reclaman que la región pueda establecer su propia tarifa eléctrica.