Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BQ llega a un acuerdo con la OCU para detallar en el embalaje la memoria interna libre en el smartphone

OCU y la tecnológica española BQ han llegado a un acuerdo según el cual el fabricante de teléfonos móviles se compromete a especificar en el embalaje de todos sus smartphones, además de los gigas de la memoria interna, la capacidad de almacenamiento que está libre para el usuario.
BQ incluye esta información en el embalaje de algunos de sus productos desde diciembre de 2014, alineándola con la que aparecía en su página web, pero con este acuerdo se convierte en la primera empresa del sector en incluir esta información en el embalaje de todos sus dispositivos.
Según explica la organización de consumidores en un comunicado, este acuerdo se enmarca dentro de la campaña iniciada por OCU para que los fabricantes informen adecuadamente sobre la memoria disponible de sus dispositivos.
La OCU inició el pasado 9 de diciembre acciones judiciales contra los principales fabricantes de teléfonos móviles después de comprobar, mediante pruebas de laboratorio, que la capacidad de almacenamiento interno disponible era muy diferente de la anunciada como capacidad total.
Esa diferencia se debe, principalmente, a que ciertos terminales incluyen, además del sistema operativo, aplicaciones de serie que el usuario no puede eliminar. Dependiendo del modelo, la memoria interna libre podía reducirse al 22% en el caso de los teléfonos con menos de 8GB, "lo que los hacía prácticamente inutilizables una vez instaladas unas pocas aplicaciones", o al 30% en el de los de 8GB.
Sin embargo, la organización de consumidores incide en que la capacidad es precisamente una de las características más importantes para los usuarios y condiciona la elección de un modelo frente a otro.
OCU considera que la falta de información sobre la capacidad real constituye "un perjuicio para el consumidor", por lo que decidió poner en marcha la campaña "Recupera tus gigas", a la que se suscribieron más de 8.000 consumidores. La organización ha mantenido reuniones con distintos fabricantes y ha emplazado judicialmente a todos ellos a que modifiquen su publicidad para que incluya esta información.