Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La plantilla de Bacardí en Mollet (Barcelona) prolonga la huelga una jornada más para protestar por el ERE

La plantilla de la planta de Bacardí en Mollet (Barcelona) prolongará un día más la huelga que están llevando a cabo este martes como protesta por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 82 trabajadores, según han explicado a los medios fuentes del comité de empresa.
Una medida, que como han detallado, ha votado el 95% de los trabajadores en asamblea, así esperan una "asistencia masiva" a la convocatoria de manifestación que han convocado este miércoles desde el Arc de Triomf de Barcelona hasta el Parlament, donde el comité de empresa y los sindicatos CC.OO. y UGT se reunirán con la comisión de Empleo y Ocupación.
En este sentido, la presidenta del comité de empresa, Laura Cunillera, ha asegurado que quiere aprovechar esta reunión para pedir apoyo a la cámara catalana para que no se produzca el ERE, que ha lamentado es más fácil de aplicarse en Cataluña y España que en otros países del resto de Europa por "la reforma laboral que está provocando muchas deslocalizaciones de multinacionales" como la de la compañía de destilados, ha indicado.
Según han explicado fuentes del comité de empresa, la huelga está solicitada a la Generalitat como indefinida y cada día en asamblea decidirán qué acciones llevar a cabo, en este caso, el paro de este martes ha contado con un seguimiento del 100%, según han apuntado.
Este martes trabajadores y dirección han mantenido un encuentro enmarcado dentro del periodo de consultas, tal como estipula el ERE, en el que han dicho que las posiciones "siguen enrocadas"; este jueves será la siguiente cita y tiene como fecha límite el 18 de marzo.
'END TO END'
Cunillera ha asegurado que hay "un proceso paralelo" al ERE, llamado 'end to end', que consiste en una reestructuración a nivel mundial, que empezó hace dos años, de los departamentos de administración como marketing, recursos humanos, logística y finanzas, entre otros, que se deslocalizan a otros países que ofrecen centros de servicios compartidos.
En el caso concreto de la planta vallesana, Cunillera ha remarcado que se han despedido a 35 personas por unas transacciones que se han trasladado a Costa Rica, y por eso ha criticado que si se lleva a cabo el ERE "no hay garantía de viabilidad para el centro de trabajo".