Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Central chileno baja en 250 puntos base la tasa de interés, hasta 4,75% anual

El Banco Central chileno decidió hoy reducir la tasa de interés interbancaria en 250 puntos base, desde un 7,25 a un 4,75 por ciento anual, decisión que fundamentó en la perspectiva de una caída significativa de la inflación.
Éste es el mayor recorte de tasas desde septiembre de 1998, cuando el instituto emisor fijo la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 200 puntos base.
La tasa de interés interbancaria es uno de los instrumentos que utiliza el instituto emisor para mantener la inflación controlada.
"Esta decisión se fundamenta en la perspectiva de una caída significativa de la inflación, y adelanta la convergencia de la tasa de política a un nivel coherente con el entorno macroeconómico actual y sus riesgos", afirmó la entidad en un comunicado.
En la reunión anterior, el instituto emisor decidió rebajar la tasa en 100 puntos base, dejándola en el 7,25 por ciento.
La nueva rebaja del Banco Central fue una sorpresa para los analistas económicos, que estimaban un recorte de 125 puntos.
El Banco Central chileno anticipó además nuevas bajas en el futuro al afirmar que "en el escenario más probable, la TPM seguirá una trayectoria por debajo de la considerada en el escenario base del Indicador de Política Monetaria, convergiendo en el corto plazo a niveles comparables con los implícitos en los precios vigentes de los activos financieros para mediados de año".
En el ámbito externo, los datos más recientes muestran que la severa desaceleración de la economía global se ha acentuado más allá de lo esperado, en el primer trimestre de este año, añadió la entidad.
En tanto, añadió, persiste la incertidumbre respecto al plazo en que se resolverán los problemas financieros globales, ya que "la probabilidad de materialización de escenarios más negativos ha aumentado".
Según el instituto emisor, en el plano interno, el empleo se ha desacelerado y persisten condiciones crediticias estrechas, mientras que la inflación registrada en enero, que retrocedió un 0,8 por ciento, la mayor caída en 66 años, "fue menor que la esperada", lo que atribuyó principalmente a "cambios metodológicos en el tratamiento de la estacionalidad en el nuevo IPC".
Con todo, el Banco Central aseguró que "la dinámica salarial sigue ajustada a patrones históricos y las expectativas de inflación han descendido" y reafirmó su compromiso de "conducir la política monetaria de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política".