Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de China insistirá en la liberalización del yuan y en una política monetaria "prudente"

El Banco Popular de China (PBOC por su sigla en inglés) ha señalado como sus principales cometidos la mejora del mecanismo de formación del tipo de cambio del yuan orientado al mercado con vistas a mantener la estabilidad de la moneda china, así como la implementación de "políticas monetarias prudentes" que permitan crear un entorno financiero y monetario "adecuado".
En este sentido, el instituto emisor chino ha destacado la importancia de incrementar el nivel de internacionalización del yuan, que a partir del próximo mes de octubre pasará a formar parte de la cesta de monedas utilizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para establecer el valor de sus derechos especiales de giro (DEG).
Entre el resto de los desafíos planteados para la institución en 2016, el PBOC señaló la necesidad de continuar y profundiar la reforma de las instituciones financieras, así como del sector financiero a nivel regional.
Asimismo, la institución pretende promover la innovación y el desarrollo de la estabilidad financiera, así como fortalecer la infraestructura del sector financiero y su gobernanza.
Las principales bolsas chinas cerraron la sesión de este viernes con avances, que en el caso del selectivo CSI300 alcanzó el 2,04%, hasta los 3.361,56 puntos, después de que el supervisor de los mercados decidiera ayer dejar de aplicar el mecanismo de cierre automático de los mercados cuando se registran caídas superiores al 7%, así como por la extensión de las restricciones a la venta de acciones por los accionistas de referencia de las empresas cotizadas y la decisión del Banco Popular de China de fijar un cambio más alto para el yuan.
En concreto, el índice selectivo CSI300, que agrupa los principales valores cotizados en las bolsas de Shenzhen y Shanghái, concluyó la sesión con un repunte del 2,04%, hasta situarse en los 3.361,56 puntos básicos.
Por su parte, el índice de referencia de la Bolsa de Shanghái cerraba la sesión del viernes con un repunte del 1,97%, hasta cotizar en los 3.186,41 puntos básicos, mientras el selectivo de la Bolsa de Shenzhen subía un 1,05%, hasta los 1.978,72 puntos básicos.
Las autoridades chinas decidieron ayer suspender el mecanismo de bloqueo automático de las bolsas del país, aplicado desde principios de año, que interrumpía la negociación del mercado cuando se producían caídas bruscas y había forzado el cierre prematuro de dos sesiones en lo que va de 2016 al superar las bajadas el límite del 7%.
Este mecanismo de 'cortocircuito', en vigor en las bolsas chinas desde el 1 de enero de 2016, obligaba automáticamente a suspender la negociación de acciones y futuros sobre los índices de las bolsas de Shanghai y Shenzhen durante 15 minutos en caso de que el índice compuesto CSI300 registrase una caída de al menos el 5%, mientras que si la caída alcanzaba el 7% se daba por finalizada la negociación durante el resto de la sesión.
Por otro lado, la Comisión Reguladora de Valores de China (CRVC) decidió introducir un límite a la cantidad de acciones que podrán vender los inversores de referencia de las compañías cotizadas, aquellos que controlan al menos un 5% de las mismas, a partir del 9 de enero, cuando expira el veto que desde el pasado mes de julio les impedía desprenderse de acciones.
En concreto, a partir del 9 de enero, los accionistas que controlan al menos el 5% de una sociedad cotizada podrán vender un máximo del 1% del capital social de la firma durante un periodo de tres meses.
Asimismo, la CNMV china obligará a los accionistas de referencia a comunicar públicamente con una antelación de 15 días hábiles su intención de reducir su participación en una compañía cotizada.
UN YUAN MÁS FUERTE.
Por su parte, el Banco Popular de China habría intervenido en el mercado este viernes en apoyo del yuan a través de bancos estatales, según indicaron a Reuters varios operadores.
El instituto emisor chino fijó el punto medio de la tasa de referencia del yuan en 6,5636 unidades por dólar antes de la apertura del mercado, una cotización mayor que la referencia anterior de 6,5646 unidades y por encima del cierre de la sesión previa de 6,5929.
Es la primera vez que el banco central chino ha subido este punto medio frente al dólar en las últimas nueve sesiones, después de que el jueves permitiera la mayor caída del yuan en cinco meses, presionando a las monedas regionales y golpeando a los mercados bursátiles debido a que los inversores temieron que la decisión provocara devaluaciones competitivas.