Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España interviene CajaSur y nombra al FROB como administrador

El Banco de España ha intervenido CajaSur después de que la entidad cordobesa rechazase su fusión con la malagueña Unicaja, la mayor por activos de Andalucía. Los administradores de la entidad, controlada por la Iglesia, han sido sustituidos por José Antonio Iturriaga Miñón, Tomás González Peña y Francisco Orenes Bo, miembros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que controlarán la entidad cordobesa. La Junta de Andalucía ha querido llamar a la calma a los clientes de CajaSur, que el lunes abrirá sus sucursales con normalidad.

 

Según una resolución que se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de este sábado, los tres administradores del FROB que gestionarán la entidad cordobesa son José Antonio Iturriaga Miñón, Tomás González Peña y Francisco Orenes Bo, quienes actuarán "mancomunadamente en todas y cada una de las funciones que le corresponden al Frob".
La intervención,la segunda que realiza el Banco de España tras la de Caja Castilla-La Mancha, se decidió "como consecuencia de los problemas de viabilidad" que presenta CajaSur y garantiza que ésta siga operando con normalidad y "cumpla con todas sus obligaciones frente a terceros", explica el Banco de España.
"Los depositantes y acreedores pueden estar totalmente tranquilos " señala el emisor, quien añade que la Comisión Rectora del FROB ha acordado "suscribir los recursos de capital necesarios para que la caja alcance un coeficiente de solvencia superior al mínimo legal y facilitar una línea de liquidez que le permita cubrir todas sus necesidades".
La Junta de Andalucía se unía esta madrugada a este mensaje de tranquilidad a los impositores y clientes de CajaSur y lamentaba la decisión de la entidad cordobesa de rechazar la fusión con Unicaja.
El Gobierno andaluz explicaba  que siempre ha considerado que la unión entre ambas cajas era la "mejor opción para resolver las dificultades económicas de la entidad cordobesa" y supondría, además, un "fortalecimiento del sistema financiero andaluz".
CajaSur representa apenas el 0,6 por ciento de los activos del sistema bancario español, "que no va a ver afectada su solidez en absoluto por esta situación", en opinión del Banco de España.
Unicaja, por su parte, aprobó su fusión con CajaSur el viernes, último día del plazo dado por el Banco de España, a pesar de que la mesa de negociación laboral -formada por las direcciones de ambas entidades y cinco sindicatos- aún no había alcanzado un acuerdo tras sus intensas reuniones de los últimos días, la última el viernes por la tarde, después incluso de la hora en la que estaban convocados los consejos de las cajas.
La entidad malagueña, dirigida por Braulio Medel, asegura que su consejo de administración dio luz verde a un principio de acuerdo laboral, según aseguraron a Efe fuentes de la institución, que manifiestan que ésta ha cumplido con todos los compromisos pactados con la otra caja.
La falta de acuerdo laboral ha sido el principal escollo que ha impedido a la entidad cordobesa, controlada por la Iglesia, ratificar el protocolo de intenciones de fusión, y su plan de actuación económica y apoyos financieros que ambas cajas habían suscrito el verano pasado.
Voluntad de intervención del Banco de España
El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez pretende que las operaciones en marcha queden prácticamente ultimadas en el primer semestre del año, si bien las múltiples trabas a las que se enfrenta -políticas, regionales, normativas y hasta personales- han provocado que la reordenación dure más de los previsto, circunstancia que ha levantado críticas en el sector.

El Banco de España ha comunicado a la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) -y la patronal ha transmitido a las cajas- que aquellas entidades que quieran solicitar ayudas públicas a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en sus procesos de fusión deben notificarlo en la primera quincena de junio, aunque es a final de ese mes cuando termina el plazo para acogerse al fondo, según lo aprobado por la Comisión Europea.
Una vez que termine este proceso, España pasará a contar con poco más de una veintena de cajas, frente a las 45 que existen en la actualidad.

Esto implicará cambios en el actual mapa de entidades que operan en España, el país más "bancarizado" del mundo, ya que además de contar con el mayor número de oficinas por habitante -unas 100 sucursales por cada 100.000 personas-, su red de cajeros automáticos es la más extensa de Europa y una de las más grandes de los cinco continentes. IM