Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banco de España cree que tardará en activar el colchón anticíclico porque el crédito aún debe crecer

El supervisor espera que ningún banco incumpla con los colchones de capital para este año
El Banco de España considera que tardará tiempo en activar el colchón de capital anticíclico exigido a los bancos por igual para prevenir riesgos derivado de un excesivo crédito, habida cuenta de que el nivel de préstamos aún debería crecer de forma "muy notable", según fuentes del organismo liderado por Luis María Linde.
Este colchón anticíclico se fija en un máximo del 2,5%, si bien el Banco de España ha decidido dejarlo en el 0% hasta marzo ante las evidencias de los indicadores técnicos. La decisión de activar este colchón se toma cada tres meses, si bien el supervisor no espera ponerlo en funcionamiento tampoco en el segundo trimestre de este año. "Cabe pensar que se puede tardar en activar el colchón anticíclico", aseguran desde el Banco de España.
Entre los indicadores que fundamentan activar o no este nivel de capital, prevalece la brecha de crédito-PIB (desviación del ratio de préstamos respecto al PIB en relación con su tendencia a largo plazo) a junio de 2015, que arrojaba un valor de -58%, aún lejos del umbral de activación del 2% y justo el mínimo desde 1970.
"Este valor muestra claramente que no hay que activarlo", han enfatizado desde el supervisor, que también atiende a indicadores como la intensidad de crédito, la evolución de precios del sector inmobiliario y los desequilibrios externos, entre otros.
El pasado 28 de diciembre el Banco de España aprobó además la lista de entidades de importancia sistémica mundial, en la que incluye al Santander y BBVA, y la lista de otras entidades de importancia sistémica, en la que se encuentran Caixabank, Bankia, Popular y Sabadell, además de los bancos que presiden Ana Botín y Francisco González, respectivamente, y fijaba los colchones de capital que le corresponde a cada uno de ellos para el próximo ejercicio.
En concreto, la institución que encabeza Luis María Linde exigirá a BBVA y Santander un colchón de capital del 0,25% de sus activos ponderados por riesgo, y a Caixabank y a Bankia un colchón del 0,0625%. El colchón de capital de Sabadell y Popular se ha fijado en el 0%.
El Banco de España también exige a los bancos un colchón de conservación que las entidades tienen que cumplir de forma general, que se sitúa en el 2,5% a alcanzar hasta 2019.
En caso de incumplimiento del agregado de estos colchones, las entidades tendrán límites en la distribución de sus beneficios para pagar dividendo, bonus a empleados y los intereses de instrumentos de capital de nivel 1 adicional.
Si se logra menos del 25% de los colchones, el banco no podrá distribuir beneficios en el ejercicio del incumplimiento. Mientras, la distribución máxima del beneficio será del 60% si el porcentaje del requerimiento de colchones cubierto supera el 75%. En este sentido, desde el Banco de España se espera que ninguna entidad incumpla con los colchones de capital requeridos para este año.