Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España espera "noticias en breve" sobre la fusión de Unicaja y Ceiss

Restoy avisa de que la banca tendrá que seguir implantando medidas para preservar capital y mejorar la eficiencia con independencia del resultado de los test de estrés del BCE
El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, espera "noticias en breve" sobre el proceso de fusión entre Unicaja y Banco Ceiss, que está pendiente de conocer qué porcentaje entre inversores mayoristas y minoritarios --antiguos tenedores de participaciones preferentes y deuda subordinada-- ha aceptado la oferta de canje de la entidad andaluza.
El plazo para aceptar la oferta de canje culminó el pasado 20 de enero. Unicaja cuenta ya con el respaldo de cerca del 98% de los mayoristas de Ceiss, una de las condiciones para que fructifique la operación.
La segunda condición pasa por que la entidad andaluza alcance al menos el 75% de la suma de las acciones de los mayoristas y bonos de los minoristas --antiguos tenedores de híbridos-- de Ceiss. Si no llega al porcentaje del 75%, Unicaja tendrá que decidir si la oferta de canje puede salir adelante.
En declaraciones a los medios tras inaugurar unas jornadas financieras organizadas por Analistas Financieros Internacionales (AFI), Restoy también se ha referido a la subasta de Catalunya Banc, si bien se ha limitado a señalar que se está sondeando al mercado para determinar qué fórmula es la más adecuada en el objetivo de minimizar los costes al contribuyente.
Durante su intervención en los jornadas, el subgobernador del Banco de España ha enfatizado que la banca española se encuentra en posición "relativamente favorable" de cara a las pruebas de resistencia que ultima el BCE. No obstante, ha advertido de que, con independencia del resultado, las entidades deberán priorizar medidas para preservar su capital, mejorar la eficiencia y mantener el rigor en la contabilización y seguimiento de la calidad de los activos.
"Obtener un resultado positivo en el ejercicio solo supone un punto de partida razonable para asumir el nuevo régimen supervisor en un marco macroeconómico y financiero que, a pesar de la mejoría reciente, continúa plagado de desafíos para las entidades bancarias", ha explicado. En cualquier caso, Restoy ha recordado que sólo una metodología "rigurosa" en los test de estrés servirá para analizar la fortaleza del sector financiero europeo.
Por último, el subgobernador del Banco de España ha confiado en la banca española saldrá "profundamente fortalecida" del proceso de cambio institucional y normativo a nivel europeo, con lo que contribuirá a la recuperación sostenible de la economía.