Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España rechaza su responsabilidad patrimonial por el caso Fórum

Exterior de la sede de Fórum Filatélico en Madrid. EFE/Archivotelecinco.es
El Banco de España ha rechazado que tenga responsabilidad patrimonial por su falta de supervisión sobre Fórum Filatélico, al considerar que la empresa nunca realizó actividades financieras y que aunque las hubiera desarrollado de forma encubierta, la institución tampoco sería culpable de los daños causados.
En una resolución del 2 de diciembre, el supervisor bancario se niega a indemnizar a uno de los ex consejeros de Fórum al sostener que "no constituyendo la actividad de promoción de inversiones en activos filatélicos una actividad financiera (...) y estando dicha actividad de inversión filatélica expresamente reconocida por el legislador como distinta a las ejercidas por las entidades de crédito, ninguna actuación debía desplegar el Banco de España".
En un informe de 2005, la Agencia Tributaria atribuyó carácter financiero a los contratos que suscribían Fórum y Afinsa con sus clientes, lo que generó un desfase contable y un abultado agujero patrimonial que llevó a intervenir judicialmente ambas empresas en mayo de 2006, junto con las sospechas de existencia de otros presuntos delitos, como estafa y blanqueo de capitales.
En la resolución del Banco de España, a la que ha tenido acceso EFE, el organismo defiende que Fórum Filatélico nunca realizó la captación de fondos reembolsables al público, algo reservado exclusivamente a la banca, y que, de hecho, "advirtió de forma pública y expresa que las empresas que desarrollaban actividades de inversión en bienes tangibles no eran entidades bancarias ni, en consecuencia, se encontraban sujetas" a su control.
No obstante, avisa de que tampoco tendría responsabilidad "aún cuando se considerase que los contratos celebrados por Fórum con sus clientes eran compraventas simuladas y, en realidad, encubrían operaciones de captación de fondos reembolsables al público y, por ello, suponían el ejercicio no autorizado de una actividad reservada".
En este sentido, el organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez alega que faltaría una "necesaria relación de causalidad" entre su inactividad y el daño causado por la intervención e insolvencia de la empresa de bienes tangibles.
A su juicio, las causas directas de los daños provocados son la inversión de los clientes y la actuación de los administradores de esta entidad y "no la inactividad del Banco de España, que ninguna actividad podía ni debía desplegar legalmente en este caso".
En concreto, argumenta que "al daño producido coadyuva (...) la propia decisión de los clientes de la entidad Fórum de adquirir los productos por ésta comercializados, asumiendo consecuentemente los riesgos que implica la compra de un bien de colección cuya revalorización no depende de un mercado controlado y transparente".
De hecho, el Banco de España se apoya en una resolución del Consejo de Estado del 7 de febrero de 2008, que afirma que los clientes de Fórum y Afinsa "prefirieron contratar con estas entidades en lugar de acudir a sociedades de inversión que operaban en los mercados de valores o a entidades de crédito sujetas a supervisión y dotadas de mecanismos de garantía del inversor".
"Durante el período considerado los tipos de interés a un año eran muy inferiores a la rentabilidad garantizada en los contratos de recompra de sellos. El único riesgo realmente asumido por el cliente era el de insolvencia de la correspondiente sociedad de bienes tangibles", señala el Consejo de Estado en una resolución que reproduce el Banco de España.
Los afectados por la insolvencia de Fórum Filatélico, que cuenta con un agujero de 2.800 millones de euros, se han quejado en numerosas ocasiones de que tanto el Ministerio de Sanidad y Consumo como el Ministerio de Economía, el Banco de España y la CNMV se han "pasado la pelota" sobre la responsabilidad patrimonial por la falta de control de la empresa.