Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España se marca como reto restaurar la confianza de los clientes en los bancos

Vigilará que la búsqueda de rentabilidad no lleve a asumir "riesgos excesivos" y pide un período de "cierta estabilidad" regulatoria
El Banco de España se ha marcado como uno de los principales retos que afrontará como supervisor en los próximos años restaurar la confianza de los clientes bancarios en las entidades, después de los "evidentes daños" reputacionales derivados de los recientes casos de 'mala praxis' en la comercialización de productos financieros.
En la carta de presentación de la memoria de la supervisión bancaria en España 2015, el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, hace referencia a los recientes casos de "inobservancia o aplicación inadecuada" de normas de conducta. Restoy deja claro que el Banco de España promueve la aplicación de las "mejores prácticas" internacionales en este campo.
El subgobernador señala también la necesidad de continuar vigilando cómo las entidades ajustan su de modelo negocio para mantener "niveles adecuados" de rentabilidad, más aún en un contexto de bajos tipos de interés y con la actividad económica todavía sin alcanzar su "dinamismo necesario".
"Este proceso de ajuste debería redundar en la obtención de resultados recurrentes de manera sostenible, respetando el apetito de riesgo de la entidad y evitando que la búsqueda de rentabilidad lleve a la asunción de riesgos excesivos", ha explicado.
Restoy ha recordado que los cambios en el marco regulatorio durante los últimos años suponen un "importante esfuerzo" tanto para las entidades como para los supervisores. Por ello, ha considerado "deseable" un periodo de "cierta estabilidad" regulatoria durante el que los posibles cambios tiendan a simplificar y facilitar la aplicación homogénea de las normas.
Además, pide avanzar en la armonización de las prácticas supervisoras dentro del Mecanismo Único de Supervisión (MUR), sobre todo en la revisión de los modelos internos de capital y de la información financiera.
Restoy pone en valor la atribución al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de las funciones de resolución ejecutiva y recuerda que la resolución preventiva corresponde al Banco de España. El subgobernador evidencia que este esquema de reparto de funciones entre más de una agencia difiere del adoptado en general en Europa, si bien ensalza que permite aprovechar la experiencia adquirida por el FROB en los últimos años y reforzar la coordinación con la actuación del supervisor prudencial.
PARTICIPACIÓN INTENSA DEL BDE EN EL MUS.
En otra carta de presentación, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, subraya la participación "muy intensa" del organismo en el marco del MUS en la supervisión de las entidades españolas significativas. "Tras su primer ejercicio completo de actividad podemos afirmar que el MUS ha superado los difíciles retos de establecer un sistema de supervisión común en los países participantes, así como de hacer operativo su sistema de dirección, liderado por el Banco Central Europeo en colaboración con las autoridades supervisoras de cada país", valora.
Eso sí, Linde advierte de que es preciso tomar en consideración la conveniencia de avanzar en la homogeneización del enfoque y profundidad de las inspecciones 'in situ' de riesgo de crédito.