Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banco de Francia revisa al alza su pronóstico de crecimiento para 2017, hasta el 1,6%

La economía francesa crecerá en 2017 a un ritmo del 1,6%, según el Banco de Francia, que ha revisado dos décimas al alza su anterior pronóstico, gracias al impulso de la buena evolución de la economía europea y la "clarificación política" tanto en el país como en el conjunto de la zona euro.
El gobernador del banco central galo, François Villeroy de Galhau, ha remitido una carta al presidente de la República, Emmanuel Macron, donde subraya que "Francia y la zona euro se benefician de la mejora económica y de una clarificación política", recomendando aprovechar la actual coyuntura favorable para acometer las reformas necesarias para abordar "el triple retraso francés".
El banquero francés ha señalado el retraso de Francia en términos macroeconómicos, con un ritmo de expansión de la economía inferior a la media de la zona euro y una tasa de paro todavía por encima del promedio del bloque del euro, lo que perjudica la competitividad de la economía gala.
"Dentro del modelo social europeo, Alemania, España y varios países nórdicos han tenido éxito antes que nosotros. Ahora es el turno de que Francia se atreva", añade Villeroy de Galhau.
Entre las reformas necesarias, el gobernador del Banco de Francia destaca la del mercado laboral, que considera "esencial" para luchar contra el desempleo, ya que a su juicio las leyes francesas "protegen mucho los empleos, pero poco a las personas".
Por otro lado, el banquero advierte de la "anomalía francesa" de registrar un gasto público del 56% del PIB, frente a la media del 46% de la zona euro, una brecha que supone un gasto extra de 220.000 millones de euros y que lastra la competitividad.
"Poner fin a esta larga deriva y retomar el control de nuestro destino comienza respetando este año el límite del 3% de déficit", sostiene.