Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Inglaterra mantuvo su división sobre una posible subida de tipos en la reunión de octubre

Dos de los nueve miembros del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) se mostraron en la reunión de octubre de la institución a favor de elevar los tipos de interés, actualmente en el mínimo histórico del 0,5%, lo que mantiene por tercer mes consecutivo la división en el seno de la institución sobre el nivel adecuado de los tipos.
Según recogen las actas de la última reunión del Comité de Política Monetaria, Ian McCafferty y Martin Weale volvieron a votar en contra de la propuesta del gobernador del BoE, Mark Carney, de mantener los tipos en el 0,5%, donde permanecen desde el 5 de marzo de 2009, y defendieron que deberían elevarse en 25 puntos básicos.
McCafferty y Weale consideran que las circunstancias económicas son suficientes para justificar un aumento inmediato de los tipos, y creen que el riesgo de un fuerte repunte del crecimiento de los salarios hace "deseable" que el banco central se adelante a las presiones del mercado laboral.
Asimismo, subrayan que mantener los tipos en su actual nivel demasiado bajo para compensar los efectos de las presiones sobre los precios pone en riesgo la recuperación. Además, incluso con una subida de 25 puntos básicos, la política monetaria seguiría siendo altamente acomodaticia.
Por su parte, la mayoría de los miembros creen que no existen suficiente evidencias de futuras presiones inflacionarias que justifiquen un inmediato incremento de los tipos y advierten de que un endurecimiento prematuro de la política monetaria podría dejar la economía en una posición vulnerable ante posibles shocks.
Por otro lado, los nueve miembros del Comité apoyaron mantener sin cambios el plan de compra de activos de la institución, cuyo importe asciende a 375.000 millones de libras (473.768 millones de euros).