Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Inglaterra cree que los tipos pueden subir más tarde de lo anticipado

El Banco de Inglaterra (BoE) ha abierto la puerta a retrasar su primera subida de los tipos de interés, fijados en el 0,50% desde marzo de 2009, a pesar de que la recuperación de la economía y el empleo anticipaba el comienzo de la normalización de la política monetaria de Reino Unido para finales de este año o principios de 2015, según ha apuntado el economista jefe del instituto emisor británico, Andrew Haldane.
En un discurso pronunciado ante la Cámara de Comercio, Haldane ha subrayado el brusco cambio experimentado en la percepción de las condiciones económicas a nivel global como consecuencia de las mayores tensiones geopolíticas, así como de la debilidad de las perspectivas de inflación derivada de salarios y materias primas.
"En conjunto, eso implica que los tipos de interés podrían permanecer más bajos por más tiempo ciertamente del que yo mismo esperaba hace sólo tres meses sin que por ello se ponga en peligro el objetivo de inflación", dijo Haldane.
"La evidencia reciente, tanto en Reino Unido como globalmente, ha cambiado mi distribución de probabilidades hacia el rango inferior", dijo el economista jefe del BoE. "Hablando claro, soy más pesimista", añadió.
La semana pasada, el Comité de Política Monetaria del BoE decidió mantener sin cambios los tipos de interés en el 0,5%, así como el alcance de su plan de compra de activos, que asciende a 375.000 millones de libras (469.710 millones de euros).
De este modo, el instituto emisor británico mantiene estables los tipos de interés de la libra esterlina desde el 5 de marzo de 2009, fecha en la que también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que ha sido ampliado sucesivamente hasta alcanzar su actual volumen en julio de 2012.
El Producto Interior Bruto (PIB) de Reino Unido experimentó una expansión del 0,9% en el segundo trimestre respecto a los tres primeros meses de 2014, cuando la economía había crecido ocho décimas.
Por su parte, la tasa interanual de inflación de Reino Unido se situó en septiembre en el 1,2%, tres décimas por debajo de la subida de precios registrada en agosto.
Asimismo, la tasa de desempleo de Reino Unido se situó al término del trimestre comprendido entre junio y agosto en el 6%, dos décimas por debajo del dato registrado hasta julio y su nivel más bajo desde octubre de 2008.