Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Japón no se plantea nuevos estímulos y mantiene su pronóstico de crecimiento del PIB

El consejo de política monetaria del Banco de Japón (BoJ) ha decidido por unanimidad mantener su actual política de estímulos monetarios y tipos prácticamente cero ante la "moderada recuperación" de la economía nipona que cerrará el ejercicio fiscal 2013 con una expansión del 2,7%, tal y como la institución había anticipado en octubre.
No obstante, las nuevas previsiones del Banco de Japón contemplan un crecimiento menos vigoroso del PIB en 2014, cuando se aplicarán las subidas de impuestos anunciadas, cuando la economía crecerá un 1,4%, frente al 1,5% de las anteriores proyecciones, mientras que para 2015 ratificó su anterior pronóstico del 1,5%.
"La economía de Japón ha continuado recuperándose de forma moderada", afirmó la entidad en un comunicado, donde destaca el notable incremento de la demanda registrado en anticipación de la próxima subida de impuestos al consumo, así como el crecimiento de las economías internacionales, especialmente entre las desarrolladas, lo que ha permitido un repunte de las exportaciones niponas.
De cara al futuro, la entidad espera que Japón mantenga este ritmo moderado de su recuperación, a pesar del impacto que supondrá tanto el incremento como el subsecuente descenso de la demanda "antes y después de la subida de impuestos al consumo".
"El BoJ continuará con sus políticas de relajación monetaria cualitativa y cuantitativa con vistas a alcanzar el objetivo de inflación del 2% de manera estable", indicó la institución.
A este respecto, las previsiones del banco central japonés apuntan a una tasa de inflación del 0,7% en 2013, que repuntará con fuerza en 2014 hasta el 3,3% como consecuencia de las citadas subidas de impuestos previstas, para moderarse al 2,6% en 2015.
De hecho, sin tener en cuenta el impacto de las subidas de impuestos, la inflación nipona registrará en 2014 un alza del 1,3% y del 1,9% en 2015.