Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Japón reconoce que su política monetaria ha fracasado

El gobernador del Banco de Japón (BoJ), Haruhiko Kuroda, ha reconocido públicamente que la institución que dirige ha fracasado en la consecución del objetivo de inflación que se marcó en 2013, cuando duplicó la base monetaria y las cantidades de deuda pública y otros instrumentos financieros adquiridos por la institución para alcanzar el 2% de inflación en un plazo de dos años.
"Es cierto que no lo hemos podido conseguir en dos años", indicó Kuroda tras pronunciar un discurso en la Universidad de Keio, cuando uno de los asistentes le preguntó por los plazos marcados desde el BoJ.
Además, Kuroda defendió la decisión del pasado mes de enero de situar el tipo de interés de depósito en el -0,1%, al estimar que el impacto negativo de su política monetaria sobre las entidades financieras es "verdaderamente limitado".
Así, el gobernador de la máxima institución monetaria de Japón señaló que, por el momento, no realizará cambios en su política monetaria actual, aunque afirmó que no dudaría en flexibilizarla todavía más si fuese necesario.
"Los tipos negativos eran algo nuevo en Japón, inicialmente había confusión e incertidumbre, pero ahora se ha comprendido la nueva política, lo que provoca un impacto positivo sobre la economía real", aseveró Kuroda.
Por otra parte, el responsable de la política monetaria nipona admitió que estabilizar el nivel de los precios se ha convertido en un "desafío sin precedentes", no solo para el BoJ, sino también para otros bancos centrales.
En este sentido, Kuroda lamentó que, a pesar de los estímulos monetarios, las previsiones de inflación se mantienen y solo cambian "lentamente".