Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Mundial ajusta a un 3% su previsión de contracción económica global este año

"Aunque se espera que el crecimiento repunte en 2010, el ritmo de la recuperación es incierto y los pobres en muchos países seguirán viéndose afectados" por la crisis, afirmó el presidente del BM, Robert Zoellick. EFE/Archivotelecinco.es
La economía global se contraerá un 3 por ciento este año, según alertó hoy el Banco Mundial (BM), que había estimado hace tan sólo unos dos meses un crecimiento negativo del 1,75 por ciento.
El organismo multilateral señaló en un comunicado que, pese a la estabilización de los mercados financieros en muchos países desarrollados, el desempleo y la capacidad infrautilizada siguen aumentando, lo que ejerce una presión a la baja sobre la economía global.
Según el Banco, la mayoría de las economías en desarrollo se contraerán este año y afrontarán perspectivas cada vez peores a menos que la caída en las exportaciones, la inversión directa y las remesas se detenga en el 2010.
"Aunque se espera que el crecimiento repunte en 2010, el ritmo de la recuperación es incierto y los pobres en muchos países seguirán viéndose afectados" por las consecuencias de la crisis, afirmó el presidente del BM, Robert Zoellick, en el comunicado.
Las nuevas previsiones del organismo llegan en vísperas de la reunión de ministros de Finanzas del Grupo de los Ocho (G-8), integrado por EE.UU., Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y Rusia, que se celebrará mañana y el sábado en Italia.
Zoellick insistió en que será necesario movilizar recursos adicionales en los próximos meses para asegurar que los pobres no siguen pagando por una crisis que ellos no originaron.
El responsable del BM indicó que los países en desarrollo afrontan un déficit de financiación de entre 350.000 y 635.000 millones de dólares este año.
Insistió en la importancia de que el G-8 se comprometa, durante la reunión ministerial de este fin de semana y la de jefes de Estado de principios de julio, a respetar las promesas de mantener el flujo global de capital.
Zoellick destacó que entre las principales amenazas que afronta la economía global figura el proteccionismo e también hizo hincapié en la necesidad de seguir saneando los balances y recapitalizar los bancos.