Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Sabadell confía en un acuerdo de la banca acreedora de Pescanova para mantener la unidad empresarial

Sostiene que la firma "va a necesitar una gestión diferente y profesional"
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha manifestado este martes en Vigo su confianza en que habrá un acuerdo de la mayoría de las entidades acreedoras de Pescanova para mantener la unidad empresarial y la viabilidad de la firma.
En un almuerzo-coloquio organizado por el Círculo de Empresarios de Galicia, Oliu ha recalcado que el Sabadell "desde el principio" ha liderado la búsqueda de una "solución empresarial" para Pescanova, manteniendo su viabilidad. "Hay un grupo de bancos que nos han ido siguiendo, y alguno se ha despistado del camino, pero nosotros estamos todavía allí", ha indicado.
Josep Oliu ha reconocido que llegar a un acuerdo entre tantas entidades con respecto a una cuestión "complicada" como es la situación de Pescanova, "no es nada fácil". "Ha habido propuestas, luego incumplimiento de propuestas, luego los bancos nos enfadamos y ahora estamos en la misma posición en que estábamos", ha apuntado.
A ese respecto, ha insistido en la necesidad de mantener la "unidad empresarial", para lo que es necesario "el acuerdo de más del 50% de los bancos". "En este momento, nos da la impresión de que puede ser", ha añadido.
El presidente del Sabadell ha recordado que las dos alternativas que tiene Pescanova son, o bien la propuesta inicial de Damm y Luxempart, o la alternativa que han presentado los bancos en las últimas horas. En cualquier caso, ha subrayado que la empresa "va a necesitar una gestión diferente, profesional".
PROPUESTA DE LA BANCA
La banca atrapada en Pescanova ha presentado su propuesta para reflotar la compañía, con una inyección de capital de 115 millones de euros y la capitalización de unos 2.000 millones de euros de deuda. El plan también contempla un aval por valor de 1.000 millones de deuda sénior, el mantenimiento de las líneas de circulante y la reestructuración del pasivo de las filiales españolas para evitar su entrada en concurso de acreedores.
Se trata de una oferta respaldada por cinco entidades españolas (Sabadell, BBVA, Popular, Caixabank y NCG) y una extranjera UBI Banca, después de que el Santander vendiera su parte de deuda en la pesquera y Bankia se haya desligado del plan, pese a apoyarlo, ya que una inyección de capital en la gallega podría ser contradictoria con sus desinversiones en carteras industriales.
El plazo máximo para adhesiones a la propuesta de Damm y Luxempart se fija el próximo 14 de abril, pudiendo verificarse las mismas en el juzgado hasta las 15.00 horas del día siguiente.