Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Báñez dice que las empresas deben hacer política social con cargo a sus beneficios

Soraya Sáenz de Santamaría y Fátima Bañeztelecinco.es

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, cree que la política social de las empresas españolas debe ir con cargo a sus beneficios empresariales, y no al sistema de protección de la Seguridad Social, respondiendo así a las críticas de la patronal CEOE a la decisión del Gobierno de hacer que las retribuciones en especie también coticen. La oposición cree que la cotización de retribuciones en especie causará más paro y critica que el Ministerio no haya negociado con los agentes sociales.

En declaraciones a los medios antes de comparecer ante la Comisión de Empleo del Congreso, Báñez ha defendido que lo "razonable" es que las empresas y los trabajadores "negocien condiciones salariales mejores para todos" en búsqueda de una "mejor protección social" de los trabajadores.
Y eso se consigue si todo el salario --dinerario y en especie-- cotiza a la Seguridad Social, y si las empresas "hacen su política social con cargo a los beneficios empresariales, y no con cargo al sistema de protección social", ha recalcado.
MEJOR PARA QUIENES MENOS GANAN
De hecho, la ministra cree que "nadie entendería" que precisamente cuando comienza la recuperación económica las empresas que tienen política social (como cheques bebé, ayudas al transporte o aportaciones a planes de pensiones, por ejemplo), quiten esa retribución en especie "en función de si cotizan o no a la Seguridad Social".
"Si un cheque guardería es bueno para la conciliación en una empresa, lo será porque es bueno para la conciliación, no porque no cotice a la Seguridad Social. Y lo que tampoco entendería nadie es que, por ejemplo, la aportación a un plan de pensiones, que es buena en sí para los derechos futuros, no lo sea porque cotiza", ha insistido.
Además, Báñez ha defendido que esta medida, incluida en un decreto ley que el Gobierno aprobó a finales de diciembre y que será convalidado en el Congreso la próxima semana, beneficiará "a todos los trabajadores, sobre todo a los que tienen salarios medios y bajos".
"El empleado siempre gana cuando se cotiza por todas las retribuciones que recibe", ha insistido la titular de Empleo, poniendo como ejemplo que en un salario de 1.050 euros mensuales, donde 50 euros se reciben en especie sin cotización, supone una diferencia del 5% tanto en la prestación por incapacidad temporal o desempleo, como en las futuras pensiones.
PENSAR EN EL INTERÉS GENERAL
Finalmente, Báñez también ha recordado que la obligación del Gobierno es pensar "en el interés general, que es fundamentalmente que los trabajadores tengan mejor protección social", así como garantizar la "sostenibilidad y el mejor mantenimiento para el futuro" de la Seguridad Social.
Y este decreto, ha dicho, supone "apostar por la transparencia, la equidad y el apoyo a los trabajadores, especialmente a los que tienen salarios medios y bajos, porque a mayor cotización tendrán mayor protección social en forma hoy de prestaciones como la de incapacidad temporal o desempleo, si tuvieran que utilizarse, y mañana con mayores pensiones".
MÁS PARO
Desde los partidos de la oposición consideran, en cambio, que la decisión del Gobierno de obligar a que empresas y trabajadores coticen a la Seguridad Social también por las retribuciones en especie sólo provocará más paro y nuevas pérdidas salariales para los españoles, y critican que el Ministerio de Empleo no haya negociado con los agentes sociales antes de aprobar esta medida.
En declaraciones a los medios en los pasillos de la Cámara Baja, la portavoz socialista de Seguridad Social, Isabel López i Chamosa, ha pronosticado que esta medida supondrá la pérdida de esos beneficios sociales (cheques restaurante, ayudas al transporte, etc.), porque "los empresarios no van a pagar nada de su bolsillo". "Esto significará una rebaja más de los salarios en concepto de otros ingresos que tenían los trabajadores", ha insistido.
Además, ha tachado de "lamentable" que un asunto que corresponde a la negociación colectiva se haya aprobado por decreto ley.
MEDIDA "INOPORTUNA"
Para el portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, la medida es "inoportuna en un momento de dificultades que atraviesan empresas y trabajadores".
El diputado de la formación magenta también ha recriminado al Ministerio de Empleo "las formas" en que ha aprobado estas medidas, "por sorpresa, aprovechando las fiestas navideñas y sin consultar con los agentes sociales y los demás partidos". "Ésa nunca es la forma más apropiada de proceder", ha zanjado.
Carles Campuzano, de CiU, coincide en sus temores de que la medida del Ejecutivo acabe perjudicando a la creación de puestos de trabajo. "El Gobierno parece olvidar que el principal problema de la economía y la sociedad es el paro, y continúa desarrollando una política económica que no va orientada precisamente al mantenimiento o la creación de empleo, sino a la destrucción del tejido empresarial y a la creación de más paro", ha criticado.