Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bankia lidera el ránking de cierre de sucursales entre la banca europea

Cinco bancos españoles copan la mitad de los diez primeros puestos en el cierre de sucursales de la banca europea. Bankia con la reducción de 1.100 oficinas entre 2012 y 2013 encabeza la lista elaborada por Reuters, en la que también figuran CaixaBank, BBVA, Santander y Banco Popular.

Cuarenta y cinco oficinas menos al mes. Así durante dos años. Ese ha sido el ritmo de reducción de tamaño emprendido por Bankia desde 2012 y que le ha llevado a liderar la lista de bancos europeos que más sucursales ha cerrado. En total 1.100 oficinas cerradas, un 36 por ciento menos. Según la clasificación elaborada por Reuters, en los primeros diez puestos figuran otras cuatro entidades españolas: Caixabank (-612 sucursales),  BBVA (-466), Santander (-465), Popular (-231).
En el caso de las cajas españolas, las proyecciones que han hecho ellas mismas hasta 2015, contemplan todavía el cierre de 1.059 oficinas más y el despido de 4.866 trabajadores.
En opinión de Joaquín Maudos, Catedrático de la Universidad de Valencia, “nos han obligado a cerrar sucursales, pero era algo necesario. Aún así seguimos siendo el segundo país europeo con más oficinas por habitante.”
El sistema bancario español ha reducido su red en 10.500 oficinas desde el inicio de la crisis, según un informe de FUNCAS, la fundación de las Cajas de Ahorro. El recorte se ha notado más en las comunidades autónomas donde se sellaron fusiones entre cajas. La reconversión ha supuesto también aumentar en 124 el número de localidades sin sucursal. En total, 81.000 se han quedado sin banco en su pueblo por culpa de la crisis.
Canencia, un pequeño municipio de la sierra de Madrid con menos de 500 habitantes, ha sido un número más en la larga lista de cierres de Bankia. Después de treinta y cinco años, se han quedado sin sucursal. Su alcaldesa, Mercedes López, "el daño que supone a nuestros vecinos es tremendo; no es comparable a cualquier oficina de una gran ciudad." Ahora los vecinos se tienen que conformar con la visita del ofibus dos veces al mes y con un cajero que la mayoría, no usa.