Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bankinter apuesta por una prórroga en los plazos para la salida a Bolsa de las antiguas cajas

El analista de Bankinter Rafael Alonso cree posible que se lleve a cabo un aplazamiento del periodo ofrecido a las antiguas cajas de ahorros para salir a Bolsa, fijado para 2017, debido a que el marco jurídico ha cambiado tras la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea.
Durante la presentación del informe de estrategia y perspectivas para el tercer trimestre de 2016 de Bankinter, el experto ha explicado que cuando se fijaron los plazos para los debuts bursátiles las condiciones de mercado eran diferentes.
El 'Brexit' ha supuesto un cambio en el marco jurídico, por lo que las entidades no cuentan con un buen momento para salir a Bolsa. "Si yo fuera el gestor de ese banco le diría a mi presidente que defendiera que el marco jurídico ha cambiado y que hay que ser flexible", ha indicado. BMN, Unicaja, Ibercaja, Abanca y Kutxabank se encuentran en esta situación.
Desde su punto de vista, con esta salida a Bolsa lo que se busca es intentar conseguir el máximo valor, algo que no se va a lograr comenzando a cotizar "en el peor momento de la peor manera posible". Tras afirmar que imagina que se concederá ese "aplazamiento lógico", Alonso ha recordado que aún queda tiempo para que estas operaciones se puedan producir.
"Los plazos son 2017 y además hay alternativas", ha indicado, al tiempo que ha recordado que, en el caso de que se conceda una prórroga, seguramente se exija a las entidades otra serie de condiciones, por ejemplo, la venta de carteras.
VOLATILIDAD EN LOS MERCADOS
Por su parte, el director de análisis de Bankiter, Ramón Forcada, ha indicado que actualmente la Bolsa "no es tan navegable" como lo fue en los años 80 y 90, puesto que el mercado ya tiene "cierta dimensión".
En este sentido, considera que las operaciones públicas de suscripción de acciones (OPS) podrían tener cabida si fueran mejor explicadas y los precios menos ambiciosos.
"Todo se puede hacer, pero hay que adaptarse a las circunstancias", ha añadido y ha destacado que lo que busca el inversor son compañías que tengan recorrido y ofrezcan un dividendo atractivo.
Por último, ha subrayado que, teniendo en cuenta el análisis de los mercados tras el referéndum británico, las Bolsas podrían tener dificultades para seguir subiendo y ha aconsejado no tomar decisiones "extremas" de las que uno se pueda arrepentir en el futuro.