Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bankpime y Kota Investments acuden al arbitraje internacional

Bankpime y Kota Investments han abierto un proceso arbitral en la Cámara de Comercio Internacional por la capitalización fallida del banco catalán vivida este año, puesto que Kota se comprometió a inyectar recursos, pero finalmente desistió, según han explicado a Europa Press fuentes cercanas a la entidad.
Kota Investments, sociedad internacional de inversión liderada por el empresario venezolano Marcelino Bellosta, había suscrito en primavera un contrato con los accionistas de referencia de Bankpime --el portugués Banif, Agrupació Mútua y Barcelonesa de Inversiones Mobiliarias-- para elaborar un nuevo plan de negocio y viabilidad, así como para participar en la recapitalización del banco.
El 14 de abril el plan fue aprobado por el Banco de España, de forma que Bankpime cumplía con los niveles de capital mínimo requeridos por la nueva legislación financiera española, que exige un 10% de capital principal.
Dos meses después, a mediados de junio, coincidiendo con el incremento de la prima de riesgo que España estaba sufriendo en los mercados internacionales, Kota Investments presentó ante el Banco de España un escrito mediante el cual desistía de la operación de recapitalización.
Los tres accionistas de referencia de Bankpime quieren dirimir la legitimidad de la acción de Kota Investments y los perjuicios que les ha causado, y ambas entidades han optado por el arbitraje para evitar los largos plazos y costos de la vía judicial.
Bankpime presentó a principios de semana un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para toda su plantilla, unas 230 personas, días después de anunciar la venta de su negocio financiero a CaixaBank por 16 millones de euros.
De este total, unas 110 personas, el personal correspondiente a oficinas y a la gestora de fondos de inversión, se subrogan a la entidad presidida por Isidre Fainé, y el resto, correspondiente a servicios centrales, recibirán una indemnización de despido de 55 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades y contarán servicios de recolocación; a la vez que habrá una decena de prejubilaciones (a partir de 54 años).
FUTURO
Con motivo de una junta de accionistas extraordinaria el próximo del próximo 21 de noviembre para aprobar la operación de venta a CaixaBank, el consejo de administración se reunirá para definir el futuro y la actividad de la empresa, que habrá perdido la marca y la ficha bancaria y solo conservará la sociedad de inversión Inverpyme y una participación en una inmobiliaria.
En la misma junta, Bankpime ofrecerá a sus más de 4.000 pequeños accionistas comprar sus títulos a 0,08 euros por acción, pagando con la tesorería de la entidad y con el objetivo de amortizarlos después y reducir el capital, aumentando el porcentaje de participación de los tres accionistas principales.