Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca un año turbulento en los mercados bursátiles

El Ibex 35 ha cerrado en rojo en siete de las diez sesiones celebradas en el recién estrenado 2016 y ha perdido más del diez por ciento de su valor. Pero el selectivo índice español no está sólo, las caídas han sido generalizadas en todos los mercados bursátiles del mundo y los males son también comunes: el petróleo y China. La caída del crudo por debajo de los treinta dólares y el miedo al frenazo de la economia china, está en pleno cambio de modelo, evidencian algo más preocupante: que de la incipiente recuperación podemos pasar a una desaceleración más acentuada de los previsto. Y es esta sensación de miedo ante un menor crecimiento del esperado la que ha dominado los mercados. Y la que, según los expertos, continuará haciéndolo, al menos, a corto plazo. Así las cosas, algunos analistas esperan que los bancos centrales pongan de nuevo la carne en el asador para apuntalar el crecimiento. Pero no es probable que esto ocurra hasta la primavera, mientras tanto los mercados tendrán que aprender a serenarse. No hay, a priori, una amenaza de recesión, pero sí muchos pequeños problemas que sumados sí pueden poner en ciertas dificultades a un modelo económico que no ha podido aún desterrar la crisiis y sus consecuencias. Arranca así un año turbulento en los mercados y de grandes dudas en lo político.