Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bernanke afirma que el ritmo de endeudamiento de EE.UU. es insostenible

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, instó al Congreso y a la Casa Blanca a recortar el déficit récord en Estados Unidos y advirtió que el no hacerlo podría erosionar la confianza de los consumidores y las perspectivas económicas a largo plazo. EFEtelecinco.es
El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, dijo hoy que el ritmo de endeudamiento de EE.UU. es insostenible e insistió en que es necesario reducir el déficit para asegurar la viabilidad económica a largo plazo en el país.
"No podremos seguir pidiendo prestado indefinidamente", dijo Bernanke, en referencia a la necesidad de EE.UU. de emitir deuda para hacer frente a los problemas derivados de la actual crisis económica y financiar el sistema de pensiones y salud pública.
Sus advertencias hoy ante el Congreso coinciden con una creciente preocupación sobre el agujero fiscal de EE.UU. que ha llevado a los mercados a especular con la posibilidad de que la deuda soberana del país pierda la máxima calificación triple A.
El primer ministro chino, Wen Jiabao, hizo temblar a los mercados internacionales en marzo pasado, al expresar dudas sobre la alta exposición de Pekín a la deuda de Estados Unidos. China es el principal tenedor de bonos estadounidenses.
Esos temores han pasado factura al dólar, que ha reaccionado a la baja durante las últimas semanas en los mercados de divisas.
El déficit de Estados Unidos se ha agravado con la actual recesión, que ha reducido los ingresos fiscales y disparado el gasto público.
La Casa Blanca cree que el déficit de 2009 superará en más de cuatro veces la cifra récord del año pasado, para alcanzar los 1,8 billones de dólares.
Bernanke insistió, de todos modos, en que la intervención pública de los últimos meses fue "necesaria y apropiada" para afrontar la peor crisis financiera desde 1930.
Afirmó que las inyecciones billonarias para rescatar a la banca evitaron una "calamidad" y reconoció, al mismo tiempo, que el Congreso y la Casa Blanca afrontan desafíos "formidables".
Aun así, animó a los responsables políticos a ponerse manos a la obra para "restaurar el equilibrio fiscal" requerido, dijo, para "mantener la confianza de los mercados financieros".
"A menos que demostremos un rotundo compromiso con la sostenibilidad fiscal a largo plazo, no tendremos ni estabilidad financiera ni un crecimiento económico saludable", explicó.
Hizo hincapié en que el actuar con celeridad es "particularmente crítico" dados los desafíos presupuestarios y económicos asociados con el envejecimiento de la población y los costes médicos derivados de esa situación.
Un informe publicado en mayo alertó de que la Seguridad Social de EE.UU. desembolsará más de lo que ingresa en impuestos en 2016 y será insolvente en el año 2037, cuando solo podrá pagar el 75 por ciento de los beneficios.
Medicare, el sistema de cobertura médica pública para jubilados, está todavía peor.
Así, el fondo que cubre los gastos hospitalarios de Medicare pagará más en beneficios de lo que recauda este mismo año y será insolvente en 2017.
Bernanke destacó que el lidiar con el agujero fiscal "requerirá la voluntad de tomar decisiones difíciles", incluida la posibilidad de una subida de los impuestos.
"Los impuestos deben de fijarse a un nivel que permita un equilibrio adecuado entre los gastos y los ingresos a largo plazo", dijo.
Por lo demás, reiteró que la economía de Estados Unidos comenzará a recuperarse a finales de este año.
"Seguimos esperando que el conjunto de la actividad económica toque fondo y comience a repuntar a finales de este año", indicó Bernanke.
Añadió que esa proyección asume que el "gasto de los consumidores y la demanda inmobiliaria se estabilizarán y el ritmo de liquidación de inventarios se ralentizará".
El jefe de la Fed advirtió, con todo, que la recuperación será lenta y que el desempleo, próximo ahora al 9 por ciento, el nivel más alto de los últimos 25 años, seguirá subiendo aunque acabe la recesión.
Finalmente, vaticinó que la inflación seguirá baja y adelantó que la Reserva Federal publicará la próxima semana una lista de aquellos bancos que pueden comenzar a devolver los fondos que recibieron del Gobierno para apuntalar sus balances.