Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blanco acusa a los controladores de baja organizada y AENA de huelga encubierta

El ministro de Fomento, José Blanco, acusaba este miércoles a los controladores de haber organizado las bajas por enfermedad para presionar en la negociación del nuevo convenio, mientras que desde AENA, su presidente, Juan Lema, hablaba de una situación de "huelga encubierta".
Blanco, en declaraciones en el Congreso, hizo hincapié en las palabras pronunciadas ayer por el presidente de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Camilo Cela, quien señaló que el problema se solucionaría con el nuevo convenio, para afirmar que eso demuestra que se está ante bajas organizadas y que parece que "la enfermedad tuviera que ver con el convenio".
El presidente de AENA, Juan Lema, dijo a EFE que los controladores parece estar sufriendo una "extraña enfermedad", y que si lo que llevan a cabo no es una huelga encubierta, "lo parece".
Lema indicó que los viajeros deben estar tranquilos, ya que se están y se seguirán tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los vuelos, y añadió que si "es preciso cerrar una torre de control, la cerraremos", pero en ningún momento "pondremos en riesgo la seguridad".
Como ejemplo de ello, el presidente de AENA contó lo ocurrido anoche en la torre del aeropuerto de Gerona, donde de los cuatro controladores que debían acudir al trabajo, tres se pusieron "repentinamente" enfermos.
Por esa causa, un único controlador tuvo que hacer un turno de doce horas con cuatro de descanso, según lo marcado por la ley, y durante ese tiempo debieron "cerrar el aeropuerto", y "afortunadamente en ese periodo no hubo vuelos", destacó Lema.
La afirmación por parte de los controladores de estar bajo un fuerte estrés en el desarrollo de su trabajo por falta de personal, y la de que esa sea una de las causas de las bajas, "sorprende" al presidente de AENA porque "son sometidos cada año a rigurosos exámenes psicofísicos, y su salud es mejor que la media nacional".
Sobre la posibilidad de que se utilicen controladores militares para solucionar los problemas que causan las bajas de los civiles, Blanco repitió hoy que considera que "ya están preparados" para ocupar puestos en las torres y centros de control.
El secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Mariano Casado, señaló a EFE que considera que ésta no es la solución más adecuada, y que la fase de habilitación puede durar semanas o meses.
Por su parte, el presidente de USCA, Camilo Cela, calificó de "precipitado" el anuncio de Blanco. Cela dijo: "Creemos que se trata de una decisión precipitada, dado que (los controladores militares) no tienen la misma preparación que nosotros", aunque dejaron claro que "no dudamos de su capacidad".
Actualmente hay ocho aeropuertos españoles que tienen operaciones de carácter mixto (militares y civiles): Albacete, Talavera la Real (Badajoz), León, Torrejón (Madrid), Murcia-San Javier, Salamanca, Valladolid y Zaragoza.
Fuentes de AENA indicaron a EFE que hoy los aeropuertos españoles presentan normalidad en cuanto al trabajo de los controladores, y que los problemas de retrasos se están generando por la huelga de los controladores franceses.
No obstante el absentismo laboral en Madrid-Barajas alcanzó hoy un 28%, y un 24% en el de Barcelona.
Los controladores están a la espera de ser llamados por AENA para retomar las negociaciones que según el ente público siguen abiertas y está previsto mantener reuniones tres veces a la semana.
Representantes del sector hotelero han emitido  un comunicado indicando que si se mantienen los problemas en los aeropuertos españoles el turismo puede perder más de 15.000 millones de euros.
En el texto, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), recuerda que el pasado año, y sólo en el mes de agosto, los aeropuertos españoles presentaron un tráfico de más de 21 millones de pasajeros, de los que dos terceras partes fueron turistas extranjeros.
Respecto a esas acusaciones de que las bajas son "concertadas", USCA recuerda al ministro que todas están dentro de la legalidad, y que no se puede acusar desde la Administración a este colectivo de "falsearlas".

"Extraña enfermedad "
Las palabras de Blanco contrastan con las opiniones de los representantes de los controladores militares, quienes han señalado en repetidas ocasiones que no se sienten "preparados" ni "capacitados" para dirigir el tráfico de aeropuertos con gran circulación.
El coste para el turismo