Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BofA Merril Lynch rebaja dos décimas su previsión de crecimiento para España en 2015, hasta el 1,5%

Bank of America Merrill Lynch ha rebajado en dos décimas su previsión de crecimiento para España en 2015, desde el 1,7% al 1,5%, debido a la perdida de impulso de la economía alemana y a un crecimiento algo menor del esperado del consumo privado.
En su informe semanal, los analistas de la entidad, que recientemente rebajaron su previsión para 2014 del 1,3% al 1,2%, destaca que el crecimiento intertrimestral del PIB alcanzó en el segundo trimestre un máximo de seis décimas, y que en los próximos seis trimestres crecerá de media un 0,4%.
"Dicho esto, prevemos ahora un poco más de debilidad en el último trimestre del año como consecuencia de la ralentización en el impulso de la economía alemana y un crecimiento del consumo privado ligeramente más suave", añaden.
En este sentido, remarcan que las preocupaciones en el medio plazo en torno a España siguen siendo la mismas: la fragmentación política que pueda surgir tras las elecciones de 2015, que podría ser obstáculo para las reformas y las medidas de austeridad, y las dinámicas de deuda y ajuste fiscal, especialmente en un contexto de inflación "muy débil".
En línea con España, Bank of America Merrill Lynch también ha rebajado sus previsiones para Alemania, desde el 1,5% al 1,4% para este año y desde el 1,8% al 1,3% para el próximo, debido una recuperación "más débil" del sector industrial de la que esperaba, que continuará en el cuarto trimestre.
En este sentido, subraya que unas exportaciones más suaves de lo previsto en la segunda mitad de 2014, junto con menor confianza por los riesgos geopolíticos, ralentizarán en cierto modo la evolución de la inversión en próximos trimestres.
En el caso de Francia e Italia, la entidad apunta que existen riesgos "claramente" a la baja, pero confía todavía en que cumplan con sus últimas previsiones. Así, mantiene que el país galo crecerá un 0,3% en 2014 y un 1% en 2015, mientras que el PIB italiano se contraerá tres décimas este año y aumentará otras tres el próximo.