Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bonet (Cámara de España) pide pacto a los políticos y "no destruir el sistema"

Brugera (Colonial) agradece la "complicidad" de sindicatos y empleados en la crisis
El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, Josep Lluís Bonet, ha afirmado este jueves que España necesita estabilidad política para salir de la crisis y dar un paso en el crecimiento, para lo cual ha pedido a los políticos diálogo, pacto y "no destruir el sistema".
"El mundo político no debe perjudicar la expectativa favorable que tiene España, sino liderarla, y eso requiere consenso", ha manifestado en la mesa redonda 'El reto de la competitividad y la apuesta por la internacionalización', durante la XXXII Reunión del Círculo de Economía.
"¿Qué quiere decir? Un gobierno estable, regeneracionista, reformista y progresivo en lo que es el mejor sistema posible: la economía social de mercado", según Bonet, que asegura que las líneas rojas son mantener este sistema en un Estado de Derecho para propiciar el bienestar de los ciudadanos y también la pertenencia en la UE.
Ha remarcado que España tiene una gran oportunidad en los próximos diez años para dar un salto "extraordinario" en la economía mundial a partir de la internacionalización de las empresas, sobre todo las pymes, y ha alertado de que no se puede desaprovechar.
Cree que España ha llegado tarde a la globalización pero tiene la oportunidad de ponerse al nivel de otros países que ahora van por delante, para lo que hace falta superar la crisis, reduciendo la tasa de paro, que "no es tolerable".
NO DISTRAERSE EN CUESTIONES MENORES
Para Bonet, la estabilidad política y social es la condición necesaria para aprovechar esta oportunidad y potenciar el desarrollo económico: "Lo que necesita el país es no distraerse demasiado en cuestiones menores y apuntarse al salto adelante del conjunto en beneficio del bienestar de la gente".
Ha argumentado que, a largo plazo, lo que se necesita es "defender el sistema" que ha permitido a España dar un salto que califica de monumental en los últimos 40 años; en cuanto al corto plazo, se requieren los pactos necesarios para propiciar un gobierno estable.
FORTALEZAS Y DEBILIDADES
En el debate también ha participado el presidente del Grupo de Trabajo del Barómetro de los Círculos, Miguel Canalejo, que ha explicado que este estudio --elaborado con encuestas a empresarios españoles-- identifica como principal problema para la competitividad de España el mercado laboral, aunque ha subrayado que este área ha mejorado significativamente en los dos últimos años, gracias a la reforma laboral.
También destaca como área que ha avanzado el mercado financiero y, aunque sigue siendo también un punto débil de España, ha mejorado, sobre todo de cara a las pymes, para las que ha asegurado que la disponibilidad del crédito "ha aumentado muchísimo".
Como puntos a favor, ha destacado que España tiene dos grandes fortalezas: el dinamismo del mercado interior, ya que la economía está creciendo a un ritmo superior que la media del conjunto de Europa; las infraestructuras; la calidad de los recursos humanos; y los costes laborales unitarios porque han vuelto a niveles del año 2000 tras perder 20 puntos de competitividad durante el boom inmobiliario.
El moderador del debate ha sido el presidente de la inmobiliaria Colonial, Juan José Brugera, que ha agradecido al mundo sindical y a los trabajadores sus esfuerzos de los últimos años durante la crisis: "Hemos contado con la complicidad de los trabajadores y los sindicatos, con quienes hemos remado juntos".
Ésta ha sido una de las primeras sesiones de la Reunión de este año, que ahondará sobre los retos del siglo XXI para empresa, política y sociedad, y que el Círculo organiza hasta el sábado en Sitges con el apoyo de CaixaBank, KPMG e Indra.